19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 12 de marzo de 2008

    Arana (EB) duda de que la moción de censura a ANV de Arrasate sea "el mejor camino" y apuesta por una estrategia global

    Considera "muy malos" los resultados de EB en las generales y lo atribuye al "bipartidismo radical" y a la Ley electoral

    BILBAO, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz de la Presidencia de Ezker Batua-Berdeak, Mikel Arana, mostró hoy sus dudas de que la presentación de una moción de censura contra ANV en Arrasate-Mondragón sea "el mejor camino" y apostó por hacer "un análisis" de la situación en los ayuntamientos en que gobierna o está representada la agrupación abertzale para aplicar una "estrategia global".

    En una entrevista concedida a ETB, recogida por Europa Press, Arana dijo que "no se puede abstraer Arrasate del resto de Euskadi", por lo que, "llegados a este punto, hay que hacer un análisis global de cuál es la situación en la que se está con ANV y qué está pasando en diferentes ayuntamientos porque, en algunos sitios, gobierna ANV, y, en otros, se gobierna gracias a ANV".

    En su opinión, "lo que no se puede hacer es, en caliente y al de 48 horas de un atentado, decidir apoyar mociones de censura a ANV sin más, porque el PP decida presentarla", sino que "tenemos que hacer una reflexión, todas las formaciones políticas, y ver cuál es la estrategia que adoptamos de cara al futuro".

    Para Arana, la responsabilidad de los partidos políticos es, "en principio, la de impulsar que vuelva a haber más reacciones en el seno de ANV como hubo en Derio". "Lógicamente, no se puede seguir gobernando con ANV, pero decir, de repente, vamos a presentar una moción de censura tampoco sé si es el mejor camino", insistió, para señalar que se necesita "algo más de tiempo para poder plantear una estrategia global". "Vamos a reflexionar y ver qué pasos se pueden dar", añadió.

    Arana precisó que, cuando EB acordó el pacto de Gobierno municipal en Arrasate-Mondragon, se intentó "respetar la decisión mayoritaria del pueblo, toda vez que ETA no estaba activa y no había que poner encima de la mesa la condena porque, si no hay atentados, no hay nada que condenar". Sin embargo, afirmó que esta situación cambia "radicalmente en el momento en que ETA decide asesinar, a sangre fría, a un ex concejal de propio ayuntamiento".

    Según dijo, EB pudo alcanzar acuerdos con ANV en "base programática, pero si ética y moralmente, si en una cuestión que es puramente prepolítica como el respeto a los derechos humanos, ANV, ante un hecho tan grave y tan dramático como ése, no es capaz de decir nada y lo único que hace es mirar a otro lado, nosotros, como EB, no podemos seguir gobernando con ANV en ningún municipio".

    Por otro lado, dijo que, tras el atentado de Arrasate, "la conmoción fue muy grande pero, a medida que iban pasando las horas, era uno más". "Nos estamos acostumbrando, y yo creo que es muy triste, a ETA, cada equis tiempo, decide hacer atentados, por lo que necesitamos una rebelión cívica contra este tipo de atentados cobardes por parte de ETA", aseveró.

    Arana dijo que, "una vez que se apagan las cámaras, cada uno, cuando se vaya a su casa, también tendrá que pensar que así no podemos seguir, que hay que decirle una vez más a ETA que ese no es el camino".

    Para el dirigente de izquierda, lo importante es "salir a la calle" y que las formaciones políticas se planteen qué más pueden hacer y hasta dónde puede llegar. En ese sentido, consideró que lo importante el domingo era que se hubiera ido a votar y que los porcentajes de abstención "tan altos, particularmente en Gipuzkoa, fueron tristes desde un punto de vista ético".

    "Era el momento de ir a las urnas y decirle no a ETA. Aunque se hubiera votado en blanco o nulo, ya que no era una cuestión de a quién se votaba o no, había que llenar las urnas y, lamentable y particularmente en Gipuzkoa, eso no se hizo", agregó.

    RESULTADOS

    Por otro lado, Arana consideró "muy malos" los resultados obtenidos por EB en las elecciones generales y lo atribuyó al "bipartidismo radical" desde el que se ha planteado la estrategia electoral y la Ley electoral, "que hace que IU necesite 470.000 votos para tener un único diputado".

    Asimismo, indicó que, desde Ezker Batua, la reflexión es que "hay que priorizar una serie de debates más cercanos a la ciudadanía y priorizar las cuestiones sociales". "Nosotros creíamos que la ciudadanía en Euskadi quería tener un planteamiento muy claro encima de la mesa para poder alcanzar la paz y la normalización política, pero quizá hemos puesto demasiado hincapie en esa parte del discurso", reconoció.

    No obstante, dijo que los resultados de las generales "no se pueden extrapolar al ámbito autonómico" y dijo tener la sensación que, "cuando se va a votar a unas generales, se tiene en la cabeza otra serie de cuestiones, porque quien va a gobernar en España es diferente de quien me va a gobernar a mí en Euskadi". A su juicio, en lugares "tradicionalmente más nacionalistas, sí había miedo a que otra vez gobernara la derecha", y la gente ha votado "no a favor" del PSOE, sino en contra del PP.

    ACUERDO Y CONSULTA

    Arana consideró que, ahora, es el momento de que, desde el Gobierno vasco, se inicie un proceso de "diálogo" con Rodríguez Zapatero y apostó por "agotar las fases". "Vamos a abrir un proceso de diálogo con el PSOE, con el Gobierno en Madrid, y vamos a ver que da eso de sí", reiteró, para añadir que, "a partir de ahí, con flexibilidad, con cintura política, es importante ir entrando en el diálogo, porque, si ya vamos al diálogo pensando qué va a pasar si no hay acuerdo, eso no es una buena manera de emprezar un proceso de diálogo".

    El dirigente de EB dijo tener la sensación, tras las primeras declaraciones de Rodríguez Zapatero, de que el líder del PSOE tiene "la mano tendida para abrir un proceso de diálogo", por lo que le pidió que empiece a negociar con el Gobierno vasco y se mostró partidario de "no anticipar un no acuerdo porque lo importante es ir paso a paso".

    Tras precisar que el "derecho a decidir" que defiende EB tiene "muchas vertientes", Arana dijo que, "en ningún caso, se ha planteado que el derecho a decidir de una ciudadanía sea el esquema de autodeterminación tipo quebecois", y puntualizó que, cuando el lehendakari habla del derecho a decidir y de una consulta, "no está hablando de una consulta equivalente a un derecho de autodeterminación, sino para decirle no a ETA y para que las formaciones políticas nos sentemos en torno a una mesa".