22 de marzo de 2019
30 de abril de 2010

Ares dice que ETA quiere seguir atentando, pese a que la mayoría de presos y la izquierda abertzale desean que abandone

Reconoce que "ese mundo" ha dado "tímidos pasos" para decir a ETA que es un estorbo", pero dice que debe "independizarse" de la banda

BILBAO, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero del Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, afirmó hoy que la pretensión de ETA es seguir atentando, pese a que la mayoría de presos y de la izquierda abertzale quieren que abandone las armas. Además, reconoció que "ese mundo" ha dado "tímidos pasos" para decir a ETA que es un estorbo", aunque los consideró "insuficientes", y le reclamó que "se independice" de la banda

En el Fórum Europa-Tribuna Catalunya, Rodolfo Ares recordó que acabar con el terrorismo es la principal prioridad para el Gobierno vasco, y señaló que "ETA está hoy más débil que nunca, con menos infraestructura, menos apoyo social e internacional, más acosada policial y judicialmente".

"Desde las cárceles, una gran parte de los presos etarras piensan que ETA debería dejarlo, y a la mayoría de los radicales abertzales les gustaría que la banda terrorista abandonara su actividad criminal", apuntó.

No obstante, dijo que "nadie se engañe" porque la banda "ha dejado claro que quiere seguir con la actividad terrorista" y "no hay que olvidar que sigue teniendo capacidad para hacer daño". "Por eso, tenemos que seguir trabajando sin descanso, apretar, apretar y apretar, para combatir a ETA en todos los frentes. Tenemos que seguir deteniendo a terroristas, desarticulando comandos, zulos o fábricas de explosivos, en Euskadi, en el resto de España o en cualquier parte del mundo", indicó.

Tras señalar que, "en los últimos meses, las distintas Policías han multiplicado sus actuaciones contra ETA, y desde diciembre hemos detenido a un terrorista cada dos días", advirtió de que, "allí donde se refugien los terroristas, serán detenidos y puestos a disposición de la Justicia para que respondan de sus crímenes".

Asimismo, precisó que la Ertzaintza también "tiene como prioridad segarle la cantera a ETA" y dijo que "cada vez haya menos gente dispuesta" incorporarse a "sus filas".

También apuntó que el Gobierno vasco seguirá buscando "la máxima unidad de todos los demócratas para combatir a ETA. "Todos juntos tenemos que decirle a ETA que no conseguirá ninguno de sus objetivos, ni por mantener la actividad terrorista ni por dejarla", señaló.

El consejero de Interior manifestó que esa "tolerancia cero y firmeza democrática" contra ETA, también se ejercerá "contra aquellos que les amparan y justifican, impulsando una política de deslegitimación ética, social y cultural del terrorismo".

"TÍMIDOS PASOS"

El titular vasco de Interior aludió al debate y a las propuestas "que están realizando los radicales abertzales con la intención de volver a la política", y reconoció "que esta gente ha dado tímidos pasos para decirle a ETA que es un estorbo en sus pretensiones, pero hay que decir que esos tímidos pasos son claramente insuficientes".

Asimismo, se dirigió "a los que se autocalifican como dirigentes de los radicales abertzales para que no engañen a su gente y a la sociedad hablando de negociación o proceso para que ETA acabe, porque este camino está cerrado, y fue ETA la que lo sepultó con el atentado de Barajas".

"No hay ningún camino abierto ni lo habrá de negociación por mucho que Mayor Oreja, de una forma malintencionada y rastrera, esté anunciándolo. Y por eso, sus calumnias y las de algunos otros hablando de un acuerdo secreto entre ETA y el Gobierno son una indecencia y sólo contribuyen a crear expectativas en ese mundo y a confundir a la sociedad", aseveró.

Tras emplazar a la izquierda abertzale a que se "independice" de ETA, afirmó que, mientras ellos no tomen esta decisión, "Todos los demócratas y todas las instituciones" deben ser "muy exigentes" con ellos "para que lleguen a la conclusión de que tienen que alejarse de la violencia".

"Por eso, resultan difíciles de entender los intentos de alcanzar una unidad de acción soberanista sin que formaciones como EA, con una larga tradición democrática, sean muy exigentes con ese mundo. No pueden ver avances o el vaso medio lleno cuando, realmente, ese mundo sigue sin atreverse a desmarcarse definitivamente de la violencia", añadió.

Además, consideró que "no es de recibo que algunos estén especulando sobre el rechazo de ese mundo a un futuro atentado" porque esa "espera es inmoral". "No han condenado el reciente asesinato de un policía francés a manos de ETA, y tampoco condenan la extorsión y la amenaza que sufren los empresarios y miles de personas en el País Vasco. Eso también es violencia. ¿Por qué esperar entonces a un nuevo asesinato para que pasen la prueba del algodón?", preguntó.

Por último, expresó su esperanza en que, "muy pronto, podamos decir que el terrorismo, por fin, ha acabado, y que todos podamos vivir en Euskadi en paz y libertad".

VÍCTIMAS

Sobre las víctimas, indicó que se pretende declarar el 10 de noviembre como el Día de la Memoria, "para que todas las instituciones vascas les muestren su respaldo".

Tras transmitir un abrazo a las víctimas catalanas, recordó en esta comunidad ETA ha asesinado a más de 50 personas y recordó el atentado de Hipercor, "donde perdieron la vida 21 personas y varias decenas más resultaron heridas", así como "el bárbaro atentado cometido contra la casa-cuartel de Vic".

"Quiero ratificar ante las víctimas del terrorismo nuestro compromiso de seguir trabajando para conseguir el sueño que tanto deseamos, que no es otro que acabar definitivamente con el terrorismo y consolidar la paz y la libertad", dijo.

A su juicio, para conseguirlo, "no basta con detener comandos", sino que "hay que combatir a ETA en todos los frentes, también haciendo frente a las ideas totalitarias que le dan sustento y amparo".

"Desgraciadamente, todavía en Euskadi, aun siendo minoría, hay gente que simpatiza con ETA. Y a todos nos debería preocupar que un 15 por ciento de nuestros jóvenes, como señala un informe del Ararteko (el Defensor del Pueblo vasco), simpaticen con ETA o justifiquen la violencia terrorista", subrayó.

PLAN DE CONVIVENCIA

Por ello, señaló que, desde el Gobierno vasco, se impulsará "un Plan de Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia, un plan para educar en valores éticos de tolerancia, libertad, pluralidad y paz". "Esperamos que este plan, a pesar de las críticas recibidas, acabe siendo respaldado y apoyado por la inmensa mayoría de las fuerzas políticas", indicó.

En este línea, explicó que buscarán "especialmente el acuerdo con el PNV como principal partido de la oposición" porque, en esta cuestión, "no puede haber Gobierno y oposición, sino demócratas trabajando unidos para erradicar los postulados totalitarios de nuestra sociedad".

En este sentido, especificó que su Plan "se llevará adelante en el tejido asociativo, en los medios de comunicación y en el mundo educativo", y a través de él, se impulsará la presencia de víctimas del terrorismo en las aulas, con el fin de "educar a nuestros niños en valores de tolerancia, paz y libertad".