9 de agosto de 2020
9 de julio de 2020

BBK actualizará sus once centros de mayores para "paliar y ayudar a prevenir" la soledad de las personas mayores

Se espera que el primer 'BBK Sasoiko Kluba' reabra sus puertas en octubre y todos estén operativos para el 2 de enero de 2021

BBK actualizará sus once centros de mayores para "paliar y ayudar a prevenir" la soledad de las personas mayores
Imagende los nuevos centros de mayores de BBK, 'BBK sasioko klubak' - BBK

BILBAO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

BBK ha decidido actualizar sus once centros para mayores para "adaptarlos a las nuevas necesidades" y contribuir a "paliar y prevenir" la soledad de los usuarios. Está previsto que el primero de los renovados centros de Bizkaia, denominados 'BBK Sasoiko Kluba', reabra sus puertas en octubre y todos estén operativos para el 2 de enero de 2021.

Todavía no se ha decidido cuál de los once espacios de BBK, distribuidos en Bilbao, Barakaldo, Getxo, Sestao y Santurtzi, estará operativo en octubre. En todo caso, la reapertura dependerá de la evolución de la situación sanitaria. Precisamente, a causa de la coyuntura impuesta por la pandemia, los 'BBK Sasoiko Kluba' incorporarán las medidas de protección recomendadas por las autoridades.

En rueda de prensa en Bilbao, la directora de Obra Social de BBK, Nora Sarasola, y la responsable de Inclusión Social, Ixone Zubieta, han presentado el nuevo modelo de sus espacios para mayores, denominados 'BBK Sasoiko klubak', con el que pretenden "combatir la soledad de las personas mayores en Bizkaia".

Según ha explicado Sarasola, tras varios meses de confinamiento, BBK pretende "que todas las personas que así lo deseen puedan disfrutar de espacios más modernos y adaptados y con total seguridad". Además, tendrán la oportunidad de contar con "nuevas actividades que impulsen la realización personal de las y los usuarios".

El cierre temporal de sus once centros, debido a la pandemia, ha permitido a BBK "configurar un nuevo modelo de centros adaptado a las necesidades actuales de las personas mayores de 65 años".

Los 'BBK Sasoiko Klubak', como se denominarán estos renovados espacios, introducirán fundamentalmente tres novedades, entre ellas la implantación de nuevas tecnologías "que permitan optimizar
y ampliar la oferta de cada centro".

Según Sarasola, "se priorizará la detección, acompañamiento y prevención de situaciones de soledad no deseada de las personas mayores y se configurarán centros en los que primará la seguridad
de este colectivo".

Ixone Zubieta ha recordado que BBK "viene trabajando en los últimos años" la forma de "prevenir y combatir la soledad de las personas mayores". Debido a que los centros BBK representan "la primera
línea de contacto con ellos", la fundación bancaria "quiere aprovechar la relación de cercanía existente con el usuario para detectar
posibles necesidades de las personas con más edad de la población".

De esta forma, un equipo trabajaría en cada centro "informando y asesorando acerca de la prevención de situaciones de soledad no deseada, una de las lacras que ya están detectando los servicios sociales y que aumentará en el futuro".

Con sus actuaciones, evitarán el "aislamiento social" de las personas mayores "a través de la participación en la comunidad". El equipo pretende también trabajar en "la detección y orientación" de "personas vulnerables" que puedan necesitar un acompañamiento "en caso de que tuvieran dificultades para acercarse a los centros".

"DINÁMICO Y PARTICIPATIVO"

Apoyándose en las nuevas tecnologías, BBK se ha propuesto "realizar un cambio revolucionario para potenciar el aspecto más dinámico, participativo, lúdico y cultural", y evolucionar hacia "un nuevo modelo interconectado con las instituciones y con los agentes de cada barrio".

De esta forma, cada uno de los centros se dotará de pantallas táctiles de grandes dimensiones en cada una de sus aulas, "de manera que los usuarios podrán acceder a actividades que se oferten desde otras localizaciones", tanto de manera colectiva, como individual. Desde cada centro se tratará de "erradicar la brecha digital", y se facilitará el acceso de las personas usuarias.

Asimismo, se creará "un estudio central" con tecnología "puntera" que permitirá "emitir para todos los espacios al mismo tiempo" o crear nuevos contenidos "que se pueden utilizar también en diferido en las distintas actividades organizadas en ellos".

"El objetivo es construir espacios más dinámicos y menos estáticos, sin olvidarnos de las personas que por su condición física requieran simplemente de un espacio de relación y encuentro más pasivo", ha explicado la directora de Obra Social de BBK.

También se buscará "fomentar la participación" y posibilitar "la
experimentación, la innovación y las relaciones intergeneracionales de
las personas" que prosiguen la vida adulta tras concluir su etapa laboral. "Se trataría de potenciar las habilidades individuales y colectivas de este sector de la población", ha puntualizado.

Para desarrollar los cambios en los once centros, la fundación ha creado un equipo "multidisciplinar" con personal propio, de la Universidad de Deusto y de profesionales del tercer sector, "que están
analizando las diferentes variables y necesidades", y desean identificar "buenas prácticas de otros modelos de gestión con éxito a nivel internacional".

El estudio tratará de aplicar "nuevas vías de participación de la
sociedad, preguntando a las propias personas mayores por sus intereses
mediante grupos de discusión".

El modelo de centro de personas mayores que surja de esta reflexión "pretende ser lo verdaderamente flexible como para que permita una
gestión compartida con otras instituciones y entidades, convirtiéndose
incluso en posibles lugares de encuentro para el tejido asociativo".

También quiere nutrirse de la experiencia de los agentes del tercer sector de Bizkaia, "y de las ideas de sus propios usuarios y usuarias". De hecho, BBK quiere "impulsar la formación de técnicos y entidades del sector para convertir estos espacios en lugares más abiertos y activos capaces de responder a la demanda actual".

ANTE LA PANDEMIA

Debido a la actual etapa de pandemia, BBK adaptará los espacios actuales a "los criterios que van marcando las autoridades sanitarias para garantizar y priorizar la seguridad de los usuarios".

Los centros garantizarán las medidas de distanciamiento, limitarán el aforo y reforzarán las labores de desinfección y limpieza. Se añadirán otras medidas de protección como nebulización desinfectante a la entrada, dispensadores de gel hidroalcohólico o alfombrillas desinfectantes.

También se formará a todo el personal, se instalarán materiales de apoyo, como infografías o medidas específicas, se implantará la apertura automática de puerta, y se realizará la adecuada separación de mesas. También se sustituirán los elementos comunes táctiles, como la grifería, las jaboneras o los secamanos.