17 de noviembre de 2019
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • 19 de febrero de 2014

    Condenado a 22 años y 6 meses por robar y asesinar a un anciano

    BILBAO, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La sección Primera de la Audiencia provincial de Bizkaia ha condenado a 22 años y seis meses de prisión a MA.S., acusado de robar y apuñalar, en 2011, al hombre para el que desempeñaba tareas del hogar, F.A., viudo y de 78 años de edad, en su domicilio de Bilbao, ubicado en la calle Párroco Unzeta. El Tribunal considera que el encausado es culpable de un delito de robo con violencia y de otro de asesinato con alevosía, cometidos el 26 de mayo de 2011.

    En la sentencia, fechada el pasado 14 de febrero y hecha pública este miércoles, la Audiencia condena a M.A. a 18 años de prisión "como autor responsable de un delito de asesinato" y a otros cuatro años y seis meses de cárcel por otro delito de robo con violencia y uso de armas.

    Además, el condenado deberá indemnizar a la hija de la víctima con una cantidad de 150.000 euros "por el daño moral causado". El acusado tendrá que abonar las costas del proceso, incluidas las de la acusación particular.

    La resolución judicial manifiesta la "convicción" de que el condenado, MA.S. acudió a las nueve de la mañana del 26 de mayo de 2011 a la casa desempeñaba labores domésticas cada 15 días, desde hacía meses, con la intención de robar. Con este objetivo, llamó hasta en tres ocasiones desde un locutorio, "con la intención de confirmar que no estaba en casa", puesto que la víctima se hallaba de vacaciones.

    El fallo recoge que MA.S. "conocía la existencia de dinero en casa, y sabía dónde encontrarlo". De hecho, tras el crimen, se echó en falta "al menos, la caja de caudales de la casa".

    Respecto a la decisión de matar a F.A., la Audiencia dice desconocer "si surgió porque no esperaba encontrar a nadie en la casa o porque encontró una resistencia por parte de la víctima que no esperaba".

    Sin embargo, cree probado que el acusado logró entrar en el domicilio "bien utilizando las llaves de las que disponía, bien porque la víctima le abrió la puerta".

    Una vez en la cocina del piso, el acusado, de 39 años de edad y natural de Colombia, asestó a F.A. una puñalada en el abdomen y, le obligó a desplazarse hasta su habitación, con el objetivo de que le entregara el dinero y una caja de caudales.

    Posteriormente, la víctima se dirigió a una salita y tomó asiento en el sofá. El acusado, se colocó tras él y "con el ánimo de acabar con su vida", le sujetó la cabeza con una mano y le clavó el cuchillo en el cuello "en una trayectoria de izquierda a derecha", que le causó la muerte.

    A continuación, MS.S. abandonó el domicilio en posesión de los efectos sustraídos, la caja de caudales y, al menos, 300 euros. Posteriormente, se dirigió al domicilio de su madre --que también trabajaba en casa de la víctima--, donde se cambió de ropa, y tras coger un vuelo desde Loiu a Madrid, tomó otro posterior hasta Colombia. Meses después, fue localizado en el país, y extraditado a Bilbao.

    El Tribunal rechaza cualquier otra hipótesis, como que el condenado hubiera llegado a la casa de la víctima después de que "otro sujeto lo hubiera asesinado" y cree que los hechos declarados probados son constitutivos de "un delito de robo con violencia con uso de arma previsto" y de "un delito de asesinato con alevosía".

    Contra la sentencia cabe interponer recurso de casación, que resolverá la sala segunda del Tribunal Supremo, en el plazo de cinco días hábiles desde la notificación de la sentencia.

    Además, se ha acordado la prórroga de la prisión provisional del condenado, hasta el límite de la mitad de la pena impuesta, "para el caso de que la resolución sea recurrida".

    Para leer más