15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 7 de abril de 2008

    Detenido en Gorliz (Bizkaia) tras saltarse un control de alcoholemia y conducir con un permiso falso

    BILBAO, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Un hombre fue detenido ayer en Gorliz (Bizkaia) tras saltarse un control de alcoholemia, y conducir en estado ebrio, con un permiso falso, según informó hoy el Departamento de Interior.

    A las cuatro y media de la madrugada de ayer, agentes de la Policía vasca que realizaban un control de alcoholemia en la carretera BI-637, a su paso por la localidad vizcaína de Sopelana, ordenaron al conductor de un turismo BMW con placas de Madrid que se detuviera para proceder a la realización de las pruebas de detección alcohólica. El individuo aceleró la marcha del vehículo bruscamente, lo que obligó a uno de los ertzainas a apartarse para no ser atropellado, e inició la huida, a gran velocidad, en dirección a Plentzia.

    Varias dotaciones de la Ertzaintza emprendieron la persecución del coche, que fue localizado en un parking de la villa costera minutos más tarde, con el conductor en su interior. Al verse sorprendido, el ahora detenido reanudó la marcha a través de varias calles de la localidad sin respetar la direcciones obligatorias, invadiendo continuamente el carril de sentido contrario de la marcha y sin respetar las señales de ceda el paso, lo que puso en grave riesgo la seguridad de los conductores que circulaban por el lugar. Su actitud llegó a ocasionar un accidente a la entrada de Gorliz, municipio en el que finalmente pudo ser interceptado. Una vez identificado, los ertzainas -que desde un primer momento indicaron al conductor que detuviera la marcha mediante las señales luminosas y acústicas del coche patrulla- procedieron al arresto de RM.C.V. acusado de la comisión de un delito de conducción temeraria así como de otro contra la seguridad del tráfico al arrojar una tasa de alcoholemia de 1'09 y 1'01 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en las dos pruebas realizadas.

    También se le imputa un delito de falsificación de documento público, ya que el permiso de conducción que poseía presentaba evidentes síntomas de haber sido manipulado.