18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 20 de octubre de 2008

    Detenido un joven de 25 años en Portugalete por intentar matar al compañero de trabajo de una ex novia

    BILBAO, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Un joven de 25 años, E.B., fue detenido ayer por la mañana en la localidad vizcaína de Portugalete por intento de homicidio tras intentar agredir con una botella rota a otra persona, que paró el golpe con el brazo y sufrió heridas graves en él. La víctima había salido de trabajar de un establecimiento hostelero con una mujer, que había sido novia del agresor.

    Según informó la Ertzaintza, los hechos se produjeron poco antes de las siete y media de la mañana de ayer en Portugalete, cuando una patrulla de la Ertzaintza se encontraba realizando labores de seguridad ciudadana por la calle Correos del municipio, y fue abordada por un hombre que, con manchas de sangre en su ropa y manos, intentaba informar atropelladamente a los agentes de que él y un amigo suyo habían sufrido un robo, y el presunto ladrón les había atacado con una botella rota.

    Este informó a los agentes de que en las cercanías había una mujer que había sido testigo de los hechos. Más tarde, sufrió un ataque de nervios, cayó al suelo y comenzó a tener convulsiones. Ante esta situación, los agentes solicitaron la presencia de una ambulancia, que trasladó al hombre al Hospital de Cruces.

    Posteriormente, la Ertzaintza era informada de que también había sido trasladado a Cruces, desde el Hospital San Juan de Dios de Santurtzi, un hombre que había sufrido heridas graves en uno de sus brazos, tras ser víctima de una agresión en la calle Correos de Portugalete.

    Los ertzainas, desplazados al centro sanitario de Barakaldo, pudieron contactar con este segundo herido, que les relató lo que, al parecer, había ocurrido en realidad. De esta forma, el individuo que inicialmente había contactado con los ertzainas y que luego había sufrido las convulsiones, era el agresor, que había esperado a que la víctima y la mujer salieran del local hostelero en el que trabajan, poco antes de las siete y media de la mañana. Después, le interceptó en su camino hacia su casa y le agredió, intentando clavarle una botella rota.

    Para evitar la agresión, la víctima puso el brazo en medio de la trayectoria, donde, finalmente, recibió las heridas, de las que que tuvo que ser operado quirúrgicamente. En un momento posterior la mujer, supuesto testigo de los hechos, declaró que el presunto agresor había sido su pareja hasta hace poco tiempo.

    Por todo ello, los ertzainas procedieron a la detención de E.B., de 25 años de edad, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa, de modo que, cuando recibió el alta médica, fue trasladado a dependencias policiales.