10 de abril de 2020
14 de febrero de 2014

Detenido el miembro huido de una banda a la que se imputa medio centenar de robos en Euskadi y Navarra

SAN SEBASTIÁN, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Ertzaintza ha detenido este pasado jueves en Errenteria (Gipuzkoa) al tercer presunto miembro de una banda acusada de llevar a cabo, desde el pasado septiembre, medio centenar de robos en estancos, sociedades gastronómicas y comercios de Euskadi y Navarra, huido después de que el pasado 31 de enero se arrestara a los otros dos miembros del grupo delictivo en Zizurkil (Gipuzkoa).

Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, el tercer detenido de 39 años ha sido puesto este viernes a disposición judicial. Además, ha indicado que, desde septiembre de 2013, se imputa a esta banda medio centenar de robos con fuerza en estancos, locales y sociedades gastronómicas de zonas rurales de Gipuzkoa, Alava y Navarra, así como la sustracción de doce vehículos con los que se desplazaban para cometer los actos delictivos.

El Servicio de Investigación Criminal de la Ertzaintza en Gipuzkoa, en colaboración con la Policía foral de Navarra, ha llevado el análisis de decenas de denuncias y ha realizado múltiples inspecciones y dispositivos hasta dar con la detención de estos tres delincuentes.

El departamento vasco de Seguridad ha explicado que el rastro de este grupo delictivo se remonta al año 2012, cuando la Ertzaintza ya detectó la presunta actividad ilícita de estas personas, de nacionalidad extranjera, afincadas en el territorio de Gipuzkoa.

Tras "laboriosas investigaciones", en agosto de 2013 la Ertzaintza desmanteló por primera vez el grupo cuya base estaba en la localidad de Lasarte-Oria.

En aquella ocasión se detuvo al cabecilla y organizador de la banda en la denominada 'Operación Kaiku', y se arrestó también otros dos miembros, todos ellos puestos a disposición judicial, bajo la acusación de haber cometido 132 delitos contra la propiedad en los años 2012 y 2013, robos con fuerza en establecimientos, sociedades gastronómicas, estancos y domicilios en barrios aislados y zonas rurales de Gipuzkoa, Alava y Navarra.

En ese primer operativo se recuperaron 27 vehículos sustraídos, ya que su modo de actuación consistía en el hurto de un coche, generalmente con las llaves puestas, para luego utilizarlo en la comisión de los robos y después abandonarlos cuando consideraban que el vehículo estaba fichado y así para evitar ser detectados por la policía.

El nexo común de la banda criminal eran las zonas rurales, Gohierri, Tolosaldea, Hernani, Oñati, Legazpi o cualquier punto de menor población en Gipuzkoa, municipios de la montaña alavesa o cercanos a Navarra en Alava, y la zona norte, la Sakana o el área de Estella en la Comunidad Foral.

Tras las detenciones y registros efectuados por la Policía autónoma vasca en Lasarte-Oria, los cuales relacionaban al grupo con más de cien actos delictivos, la Ertzaintza volvió a tener constancia de nuevos robos con fuerza, con el mismo 'modus operandi', a partir del mes de septiembre del pasado año 2013.

De nuevo, agentes de investigación de Gipuzkoa, en colaboración y contraste de datos periciales con otras policías, pudieron comprobar que la banda criminal organizada se había recompuesto, posiblemente con diferentes miembros y volvía a perpetrar robos en Gipuzkoa, Araba y Navarra. La Ertzaintza en esta segunda fase de la 'Operación Kaiku II' ha ido recuperando hasta once vehículos sustraídos y relacionando unas cincuenta denuncias por diversos robos con fuerza.

La Ertzaintza puso en marcha nuevos dispositivos y controles de la Ertzaintza, que interceptaron a los delincuentes el pasado 31 de enero. Supuestamente habían intentado esa noche robar en la zona de Bergara a bordo de un vehículo todo terreno sustraído en la localidad navarra de Gollano pero el delito se vio frustrado y cambiaron de coche, abandonando la Ford pick-up y robando una furgoneta Opel Combo en Bergara.

El departamento vasco de Interior ha explicado que en un momento de la madrugada del 31 de enero, los delincuentes regresaban a su base y uno de ellos hacía de lanzadera en un Volkswagen Golf de su propiedad, mientras los otros dos viajaban en la Opel Combo recien sustraída. El operativo policial montado en la zona de Asteasu-Zizurkil dio su resultado en el barrio Ubare de esta última localidad.

El primer coche, el Golf, fue interceptado en el control, donde su conductor llegó a atropellar a un ertzaina, pero el segundo vehículo, pudo escabullirse con los otros dos miembros de la banda. En Zizurkil se practicó una detención y horas después se registraba en San Sebastián un segundo detenido, que era el cabecilla del grupo desmantelado en 2013 y que había recompuesto la banda con dos nuevos colaboradores distintos.

Los arrestados, de 30 y 37 años de edad, fueron puestos respectivamente a disposición de los Juzgados correspondientes, en Tolosa y Donostia.

El Servicio de Investigación Criminal de la Ertzaintza ha seguido trabajando para detener al tercer miembro huido y este pasado jueves se ha desmantelado totalmente la banda con su detención en Errenteria, donde el grupo se había instalado y tenía su base.