2 de junio de 2020
18 de diciembre de 2008

EA votará a favor de los dictámenes sobre el Guggenheim y Balenciaga pero no pedirá la dimisión de Azkarate

Actuará sin atender a "presiones" y sin estar condicionado por su pertenencia al Gobierno

VITORIA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

EA votará el lunes a favor de los dictámenes de las comisiones de investigación sobre los casos Guggenheim y Balenciaga pero no reclamará la dimisión de la consejera de Cultura, Miren Azkarate, a la que ambos informes atribuyen responsabilidades políticas en las irregularidades detectadas en ambos casos. El presidente de EA, Unai Ziarreta, anunció que su grupo actuará por encima de "presiones" y sin estar condicionado por su permanencia en el Gobierno vasco.

Los dictámenes de ambas comisiones de investigación, que se votarán el lunes en sendos plenos monográficos del Parlamento vasco, atribuyen responsabilidades a los miembros de los Consejos de administración --entre ellos Azkarate-- de las sociedades responsables de los museos Guggenheim y Balenciaga por las irregularidades detectadas en ambos proyectos.

Ziarreta, en una rueda de prensa en la sede de su partido en Vitoria, aseguró que, en ambas comisiones de investigación, su grupo a votado a favor de los informes porque su único objetivo es "aclarar lo sucedido y evitar que vuelva a suceder", por lo que no se ha dedicado a "mirar el carné de la persona afectada".

"Creemos en la dignidad de la política, sobre todo en lo referente a la gestión de fondos públicos", proclamó, para a continuación asegurar que su grupo ha actuado y actuará "dejando de lado posibles presiones". Preguntado por el origen de estas presiones -en algunos medios se ha apuntado que el PNV ha tratado de que EA cambiara su voto--, Ziarreta no aclaró este punto, pero indicó que "es evidente que (la postura de su grupo) ha generado malestar".

"TENTACIONES PARTIDISTAS"

El líder de EA explicó que su grupo ha actuado si estar condicionado por su calidad de socio de Gobierno del PNV, ya que "cuando está en juego la gestión de los fondos públicos y la dignidad política, no caben distingos entre Gobierno y oposición". "Todos los partidos tenemos la obligación moral de ir de la mano y renunciar a tentaciones partidistas", consideró.

En esta línea, proclamó que "ser socios de gobierno no significa permanecer ciegos, sordos y mudos ante posibles errores". "La lealtad no puede ser mirar hacia otro lado cuando una comisión pueda constatar una serie de errores; esto es incompatible con la lealtad a los ciudadanos", añadió.

VOTO PARTICULAR

Ziarreta explicó que su grupo se reafirmará en el pleno en su voto a favor de los informes emitido ya en comisión, aunque se reserva un voto particular para tratar de evitar que el dictamen sobre el Guggenheim identifique con nombres y apellidos a los miembros de los consejos de administración a los que atribuye responsabilidades. A su juicio, la identificación de los integrantes de estos consejos "es una redundancia".

A pesar de su respaldo al dictamen, aseguró que su partido no secundará la petición de dimisión de Azkarate planteada por el PP. "El PP quiere cargar las tintas contra Azkarate y nosotros no vamos a respaldar esa estrategia", aseguró.