29 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

EB reelige a Irigoyen como coordinador de Bizkaia, al lograr su candidatura el 81,70% de los apoyos

Irigoyen apuesta por "sumar dentro de Ezker Batua para multiplicar fuera"

BILBAO, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Igor Irigoyen fue reelegido hoy como coordinador de Ezker Batua-Berdeak de Bizkaia, tras lograr su candidatura el 81,70 por ciento del apoyos de los delegados de la VII Asamblea Territorial, ante la que abogó por "sumar dentro" de la formación para "multiplicar fuera".

La candidatura de Irigoyen optaba a la dirección de la formación en Bizkaia junto a la liderada por el concejal del Ayuntamiento de Sopelana Vicente Ojinaga, candidato del sector crítico.

Ezker Batua-Berdeak celebró a lo largo de la jornada de hoy su VII Asamblea Territorial en Bizkaia en el Palacio Euskalduna de Bilbao, a la que estaban llamados un total de 306 delegados, si bien finalmente participaron en ella 249.

La cita comenzó con la presentación del informe de gestión de la dirección saliente, que fue aprobado con el apoyo del 72,55 por ciento de los asistentes a la votación y el rechazo del 10,23 por ciento en contra, mientras que el 17,2 por ciento restante se abstuvo.

De manera previa a la votación del informe, Irigoyen quiso agradecer el debate suscitado en la asamblea, tanto las opiniones "positivas" como las "negativas constructivas". Si bien reconoció que EB no es "la izquierda perfecta" y queda "muchísimo por avanzar", subrayó que representa un proyecto "claro de izquierda transformadora" con "mucho futuro".

Tras apostar por dar "más vida" a la Permanente, aseguró que "no cabe duda" de que "la verdadera oposición" en las Juntas Generales del Bizkaia la realiza EB, que presenta "alternativas" al modelo "neoliberal" que a su entender acomete PNV con el "apoyo" de PSE-EE y PP.

Posteriormente, los delegados debatieron la ponencia política que fija la estrategia de la formación para los próximos años y que fue apoyada por el 80,4 por ciento de los compromisarios. El 18,55 por ciento rechazó el documento y un 1,03 por ciento se abstuvo.

Entre los ejes principales de esta estrategia, se encuentra el fortalecimiento de la implantación de la formación en el conjunto del territorio y consolidar a EB como "referencia principal de la izquierda transformadora" en Bizkaia, "tejiendo complicidades" con agentes sociales y sindicales para elaborar un diagnóstico "lo más real posible" y diseñar un plan de choque "efectivo" contra la crisis y hacer frente a "las políticas neoliberales" que, a su entender, desarrolla el Ejecutivo foral.

Asimismo, la formación plantea, entre sus objetivos, la convocatoria de consultas populares no vinculantes para "conocer la opinión directa de la ciudadanía" en asuntos que les afectan "también directamente".

ENTENDIMIENTO

Tras la aprobación del documento político, se procedió a la elección de la Permanente de Bizkaia, organismo que está integrado por 29 miembros. La candidatura de Irigoyen obtuvo 24 representantes, mientras que la liderada por Ojinaga logró otros cinco. La primera de las candidaturas consiguió el 81,70 por ciento de los votos y la segunda el 18,29 por ciento.

Dentro de la misma asamblea, la Permanente efectuó la votación del nuevo coordinador general. En su intervención, Igor Irigoyen apostó por "sumar dentro de Ezker Batua para multiplicar fuera" y abogó en este sentido por "la cohesión interna, el trabajo continuo y la búsqueda de entendimiento entre todas las sensibilidades que conviven" en esta formación política.

Asimismo, auguró que a ésta le "quedan por escribir las mejores páginas" de su historia y se comprometió a trabajar "con uñas y dientes" para logralo.

Bilbaíno de 32 años, Igor Irigoyen es miembro de la Presidencia y del Consejo Político de Euskadi de Ezker Batua-Berdeak. Desde 2001, es director de Cooperación al Desarrollo del Gobierno vasco y desde 2004 desempeña el cargo de coordinador territorial de Bizkaia.

Ojinaga anunció ayer la presentación de una candidatura alternativa a la Irigoyen "dispuesta a dar la batalla en base a dos principios: la falta de democracia interna y la necesidad de resituar a Ezker Batua en la izquierda vasca".