18 de junio de 2019
  • Lunes, 17 de Junio
  • 6 de enero de 2010

    EB ve "muy positivo" que las víctimas den "testimonio real" en las aulas y apuesta por evitarles "situaciones incómodas"

    Arana cree que el debate de la izquierda abertzale debe darse "sin injerencias externas"

    BILBAO, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El coordinador general de Ezker Batua-Berdeak, Mikel Arana, afirmó hoy que es "muy positivo" que las víctimas puedan dar "testimonio real" en los centros educativos, si bien se mostró partidario de que se realice evitando que sufran "situaciones incómodas" en las aulas.

    En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Arana señaló que "la ausencia de un verdadero programa de educación para la paz y en valores" es una de "las deudas" del sistema educativo. Por ello, consideró "muy positivo" que se plantee trasladar el testimonio de las "todas" las víctimas a las aulas.

    En cuanto a la posibilidad de que la presencia de víctimas se realice de manera "virtual" o "presencial", recordó que "las realidades escolares y familiares de los alumnos son muy diferentes" y que, por ello, "intentando generar mayor cercanía, se pueden dar situaciones veraderamente dramáticas, incluso para las propias víctimas en un aula en el que las reacciones pueden ser múltiples".

    Arana, que se mostró favorable a que sea el propio centro el que adopte la decisión, apostó porque "no haya una presencia" porque "puede ser muy difícil para la propia víctima", que debe dar "testimonio real" a través de los diferentes métodos existentes y "la gente ver la cara de quien está narrando lo que ha sufrido en este país".

    "Pero hay que tener mucho cuidado de poner a una víctima del terrorismo delante de 25 chavales que pueden tener percepciones muy pervertidas de lo que es la realidad", añadió, insistiendo en que es preciso "hacerlo de la mejor manera posible" para el alumnado, que "tiene que ser consciente de los que ha ocurrido y ocurre en este país", y para las víctimas, a las que hay que evitar sufrir "situaciones muy incómodas".

    En cualquier caso, demandó que "no se haga uso partidista de esta cuestión", y aseguró que, con los "consensos amplios" existentes en la Ley de Víctimas, pueden darse en su desarrollo "pasos muy importantes".

    DEBATE SIN INGERENCIAS

    Por otro lado, reiteró sus críticas hacia la alerta sobre posibles acciones de ETA realizada por el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, e insistió en que su "responbilidad" es evitar que ocurra "un nuevo atentado y no tanto alarmar o alertar a la ciudadanía" de que puede producirse, algo que en Euskadi siempre "todos tenemos presente".

    En esta línea, consideró que, "detrás de esas declaraciones, tiene que haber alguna intencionalidad política", con "dos hipótesis: querer incidir en debate de la izquierda abertzale o volver a utilizar la desgracia que tenemos en este país para intentar cubrir otros elementos políticos que le son incómodos", como la crisis.

    En cuanto al debate de la izquierda abertzale, señaló que, al resto de formaciones políticas, "nos queda esperar" a que concluya y que se produzca "sin injerencias externas", porque "muchas veces en ese mundo cualquier tipo de injerencia se utiliza por una u otra facción para intentar arrimar el ascua a su sardina".

    A su entender, "las únicas opciones que valen" son que ETA decide abandonar la violencia de forma definitiva o, en caso contrario, que la izquierda abertzale le exija que abandone las armas y reconozcan de manera pública "la deslegitimidad" del uso de la violencia y condenen "de manera clara" los atentados. "O las dos a la vez, que sería la óptima", indicó.

    Según añadió, "no ha lugar a que una formación que pretende participar en política en el ámbito institucional haga abstracción de una organización terrorista que se dedica a asesinar y a extorsionar a las personas", añadió.

    Por otro lado, Arana recordó que su formación desarrollará el próximo 13 de febrero una convención política para realizar un análisis de la actual situación y establecer "nuevas líneas" políticas de cara a las próximas elecciones.