22 de marzo de 2019
  • Jueves, 21 de Marzo
  • 29 de enero de 2010

    ELA pide a Ares que se "paralice" el decreto sobre las condiciones de trabajo de la Ertzaintza y se "siente" a negociar

    BILBAO, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El sindicato ELA ha convocado una movilización de protesta para el próximo día 19 de febrero frente a la sede del Gobierno vasco en Bilbao para reclamar que se "paralice" el decreto que regula las condiciones de trabajo de la Ertzaintza y que el consejero de Interior, Rodolfo Ares, "se siente él mismo" en la mesa de negociación.

    En un comunicado, el sindicato lamentó que el Departamento de Interior "se enfrenta a los ertzainas con sus últimas decisiones" adoptadas "unilateralmente", de manera que la situación en la Policía vasca "se está volviendo a cada minuto más insostenible". En este sentido, advirtió de que estas medidas de "carácter restrictivo e impositivo" se suman a la de "ya de por sí precaria situación del sector, como consecuencia de la grave falta de plantilla".

    "Ésta parece ser la receta del señor Rodolfo Ares", denunció ELA Ertzaintza, que acusó a Interior de tener "un total desprecio" para con las condiciones de trabajo de los ertzainas, "mientras no duda en utilizar la confrontación y la crispación para sacar rentabilidad política y partidaria a cada operación policial".

    En esta línea, criticó al titular de Interior por "utilizar, precarizar y explotar" al colectivo de ertzainas "como el más rancio de los empresarios, ávido de beneficios, en este caso electorales".

    El sindicato denunció que el Departamento de Interior "ha dado unilateralmente por agotadas las negociaciones y ha buscado ahora debilitar al movimiento sindical reivindicativo en la Ertzaintza, modificando de un plumazo articulado del Convenio vigente, a través de la herramienta del poder absoluto: el decreto".

    ELA censuró "la manipulación mediática" que a su entender realiza el consejero y el "control" sobre "el sindicato mayoritario", en referencia a ErNE, con quien "coordina cada una de las decisiones que se toman, incluidas las movilizaciones a desarrollar por estos últimos".

    Según indicó, "el Plan trazado conjuntamente por el Departamento y ErNE incluía una serie de acciones unilaterales por parte del Departamento, sobre cuestiones incómodas que ErNE necesitaba quitarse de encima antes de poder firmar un nuevo convenio", como "el pago retroactivo de los complementos a los liberados, la eliminación del artículo 11, y la aplicación de los 6 días conseguidos por ELA en la Mesa General".

    A su entender, "despejados estos obstáculos", la firma de un convenio "a la baja" es "sólo cuestión de tiempo, con la necesaria escenificación previa".

    Tras lamentar que "lejos quedan las supuestas buenas intenciones y talante negociador" del titular de Interior, aseguró que ELA mantiene como "mínimos irrenunciables" la ampliación de plantilla, el compromiso de que no se cierren comisarías y puestos, la regulación "racional" del horario flexible y retén, la regulación de la segunda actividad, así como el fin de la flexibilidad, movilidad y proliferación de las horas extras.

    "En ese camino sabemos que contamos con el apoyo de miles de trabajadores y trabajadoras de este sector, que en Seguridad Ciudadana, en las Unidades Especiales, en Acompañamientos, están sufriendo en primera persona las nefastas decisiones organizativas y laborales que está tomando este nuevo Departamento", añadió.

    Ante esta situación, ELA tiene previsto realizar asambleas de afiliados en los tres territorios vascos, una campaña de información "masiva" en los centros de trabajo, una campaña de denuncia pública y una nueva movilización que desarrollará el día 19 de febrero, a las 11.00 horas de la mañana, frente a la sede del Gobierno vasco en Bilbao.

    Finalmente, reclamó "una rectificación inmediata" de Rodolfo Ares, al que emplazó a que "cumpla su palabra" y se "siente él mismo" en la mesa de negociación, paralizando el Decreto "hasta llegar a un verdadero acuerdo de condiciones de trabajo".