25 de marzo de 2019
  • Domingo, 24 de Marzo
  • 27 de julio de 2014

    El empuje de las exportaciones, insuficiente para la salida de la recesión

    Pide medidas que faciliten la reactivación de la demanda interna y mayores incrementos de las exportaciones vascas

    El empuje de las exportaciones, insuficiente para la salida de la recesión
    PUERTO DE BILBAO

    BILBAO, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El empuje de las exportaciones al extranjero es una condición "necesaria pero claramente insuficiente para una salida a la recesión o al reducido crecimiento de la economía vasca", según recoge el Informe sociolaboral 2013 del Consejo de Relaciones Laborales, recogido por Europa Press.

    Por ello, señala que se precisan de medidas que, por un lado, faciliten la reactivación de la demanda interna (vasca y estatal) y que, por otro, hagan posibles mayores incrementos de las exportaciones vascas (al resto del Estado y al extranjero).

    El estudio recoge que el número de empresas vascas que exportan más de 50.000 euros ha aumentado moderadamente en los últimos cuatro años, aunque si sólo se consideran de éstas aquellas empresas que exportan regularmente, su número se ha reducido de 2010 (1.611 empresas) a 2013 (1.575 empresas).

    Además, las empresas exportadoras regulares con valor exportado mayor a cinco millones de euros en 2013 fueron tan sólo 454, cifra que se reduce a 64 empresas si se eleva el límite exportado a al menos 50 millones de euros.

    AUMENTO DE PRODUCCIÓN

    En este contexto, el informe sociolaboral afirma que un aumento simulado del 10% en el valor de las exportaciones totales (agregado de las realizadas al extranjero y al resto del Estado) supondría un aumento de la producción del 4,2%. Un aumento simulado del 10% de las exportaciones al extranjero, aumentaría la producción total en un 2%. Además, un aumento simulado del 10% en las exportaciones al resto del Estado provocaría un aumento de la producción total del 2,2%.

    En cuanto a la repercusión sobre el empleo de la CAPV, un aumento simulado del 10% de la demanda de exportaciones totales supondría un incremento del empleo en Euskadi del 3,2%. Un aumento simulado del 10% de las exportaciones al extranjero, generaría un aumento del empleo total del 1,4%. Del mismo modo, un aumento del 10% en las exportaciones al resto del Estado, provocaría un aumento del empleo total del 1,8%.

    En todos los casos, los aumentos inducidos serían siempre valores máximos alcanzables, ya que el estudio ha supuesto plena utilización de factores productivos instalados y tecnologías de producción con rendimientos de escala. En consecuencia, afirma que los verdaderos valores inducidos que cabría esperar en la realidad estarían "claramente por debajo de los obtenidos en las simulaciones".

    Por ello, concluye que el empuje de las exportaciones al extranjero es una condición necesaria pero "claramente insuficiente" para una salida a la recesión o al reducido crecimiento de la economía vasca y que se precisan de medidas que, por un lado, faciliten la reactivación de la demanda interna (vasca y estatal) y que, por otro, hagan posibles mayores incrementos de las exportaciones vascas (al resto del Estado y al extranjero).

    ECONOMÍA VASCA

    Según el CRL, la economía vasca es una economía regional, de pequeño tamaño, muy abierta al exterior y con un peso importante del sector industrial que, a su vez, se caracteriza por un claro predominio de actividades industriales con contenido tecnológico medio bajo, seguidas por las de medio alto y reducida importancia de las actividades de alto contenido tecnológico.

    En 2010, de cada 100 euros producidos por la economía vasca, 31,9 euros se destinaban a demanda intermedia de la propia economía vasca (consumidos en el proceso productivo), 38,5 euros a satisfacer la demanda final interior vasca (a consumo final y a formación bruta de capital) y el resto, estos es 29,6 euros, a la demanda exterior.

    De esos 29,6 euros, 15,6 euros tuvieron como destino la economía del resto del Estado y 14 euros fueron al extranjero (8,6 euros a la Unión Europea y 5,4 euros al resto del mundo).

    En el caso de la producción del sector industrial vasco, de cada 100 euros producidos, 28,6 euros fueron a demanda intermedia vasca, 10 euros a demanda final interior vasca y 61,4 euros a la demanda exterior.

    De esos 61,4 euros, un total de 28,6 euros fueron al resto del Estado y 32,8 euros al extranjero (19,9 euros a la Unión Europea y 12,9 euros al resto del mundo).

    Desde el año 2002, y coincidiendo con la fase de fuertes crecimientos, la economía vasca comenzó a mostrar fuertes desequilibrio en sus relaciones con el exterior.

    Así, el déficit exterior de la CAPV (respecto al resto del Estado y el extranjero) como porcentaje del PIB pasó del -3,3% en 2002 a un máximo del -6,9% en 2008.

    Este desequilibro exterior global de la economía vasca presenta, no obstante, resultados absolutamente dispares en los dos grandes destinos/orígenes de los flujos exteriores de bienes y servicios: elevado superávit en los intercambios con el extranjero y fuerte déficit en los intercambios con el resto del Estado.