30 de octubre de 2020
20 de diciembre de 2010

Gobierno vasco eximirá de las pruebas de euskera en las OPE a quienes hayan estudiado en esta lengua

Gobierno vasco eximirá de las pruebas de euskera en las OPE a quienes hayan estudiado en esta lengua
EP

Precisa que no concederá titulaciones lingüísticas homologadas a los beneficiarios de esta medida

VITORIA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Educación del Gobierno vasco, Isabel Celaá, ha precisado este lunes que los alumnos que hayan cursado sus estudios en euskera no obtendrán una título homologado sobre el conocimiento de esta lengua, sino que en determinados ámbitos, como el acceso a un puesto en la Administración a través de Ofertas Públicas de Empleo (OPE), se verán exentos de realizar pruebas adicionales para acreditar su dominio.

Celaá, junto a la consejera de Cultura, Blanca Urgell, han comparecido ante la Comisión de Educación del Parlamento vasco para informar, a petición de EA, sobre la intención del Ejecutivo de reconocer los distintos niveles de conocimiento del euskera a los estudiantes que hayan estudiado en esta lengua en la enseñanza no universitaria o superior.

El pasado mes de noviembre, Urgell ya anunció que el Ejecutivo trabajaba con el objetivo de poner en marcha en el curso 2011-2012 el proceso para homologar el dominio del euskera a los alumnos que hayan estudiado en esta lengua, de forma que no sea necesario que se sometan a exámenes específicos para las acreditaciones oficiales de conocimiento de la lengua vasca.

En su comparecencia de este lunes, Celaá ha matizado que el reconocimiento de las capacidades que hayan adquirido quienes han estudiado en euskera -aún está por ver si se incluye a los alumnos del 'modelo B' (bilingüe) y el número de créditos obtenidos en euskera en la Universidad- no se realizará mediante la concesión de un título específico.

En su lugar, los distintos niveles de dominio de la lengua vasca -que se reconocerán por grados, en función de la etapa educativa en la que se encuentre el alumno- se acreditarán mediante la exención de las pruebas adicionales sobre el conocimiento del euskera que se requieren en determinados ámbitos, como en el acceso a un puesto de trabajo en el sector público.

En el caso del sector privado, aunque puede optar por seguir esta misma pauta, no estará obligado a ello, por lo que podrá seguir exigiendo los títulos específicos sobre el conocimiento de la lengua vasca que considere oportunos.

REQUISITOS

De momento, no está decidido cuáles serán los requisitos concretos que deberán cumplir los alumnos que se beneficiarán de esta medida. Lógicamente, los estudiantes de enseñanza no universitaria que cursen sus estudios íntegramente en euskera -'modelo D'-, así como los universitarios que estudien su carrera íntegramente en esta lengua, serán incluidos en el decreto a través del que se aplicará la medida.

No obstante, aún está por ver si también se contemplará a los alumnos del 'modelo B' -bilingüe- o a estudiantes universitarios que cursan una parte de sus asignaturas en euskera y otras, en castellano.

En el caso del 'modelo B', existen importantes diferencias entre centros en el porcentaje de asignaturas que se cursan en euskera. De esa forma, está analizándose cuál es la carga de materias en euskera que en ambos casos -enseñanza no universitaria y superior- que sería necesaria para poder acogerse a la medida.

PARA 2011

También se está analizando si el decreto, cuya aprobación está prevista para el último trimestre de 2011, sería o no retroactivo, de forma que pudieran beneficiarse de él quienes han terminado sus estudios antes de su aprobación.

La consejera de Educación ha explicado cuáles van a ser las diferentes escalas o grados en los que se dividirá este reconocimiento de la competencia lingüística. En el ámbito universitario, los titulados a los que se aplique esta medida se beneficiarían de la exención para acreditar una titulación de euskera equivalente al 'C1', similar al EGA y al Perfil Lingüístico 2 -'PL2'-en la docencia o el 'PL3' de la Administración general.

En el caso de quienes terminen el Bachillerato, la exención afectaría a la acreditación de un nivel 'B2', equivalente a un 'PL1' en educación o 'PL2' en la Administración general. Por último, a quienes terminen Secundaria se les reconocería un nivel 'B1', similar al 'PL1' en la Administración general.

Celaá ha defendido la idoneidad de este objetivo, ya que "el nivel de calidad del euskera en la educación permite este paso sin ningún riesgo" y ofrece la posibilidad de "solventar esta especie de anomalía lingüística" que consiste en que, a quienes obtienen un título académico oficial de unos estudios cursados en euskera, se les exigen pruebas complementarias para acreditar el dominio de esta lengua. "La enseñanza en euskera es perfectamente homologable en cuanto a calidad y así ha de ser reconocido", ha manifestado.