12 de noviembre de 2019
5 de julio de 2010

Gobierno vasco inicia una campaña para recordar que la conciliación familiar no es "exclusiva" de las mujeres

VITORIA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La directora de Política Familiar y Comunitaria del Gobierno vasco, Loli García, ha presentado hoy en Vitoria la campaña de publicidad '¿Padre/madre o profesional? ¿Y por qué no las dos cosas?', con la que quiere recordar que la conciliación "no es un asunto exclusivo de las mujeres".

Según ha declarado la directora, la campaña se desarrollará a lo largo de dos fases: la primera, a partir del próximo viernes y la segunda coincidiendo con la vuelta al colegio de los menores.

García ha afirmado que "la conciliación no debe ser un asunto exclusivo de las mujeres", por lo que "la campaña se centra en la dualidad padre/madre y profesional".

La responsable de políticas familiares ha explicado que el decreto recientemente aprobado por el Gobierno vasco "no es un decreto de medidas a la conciliación, que ya están reguladas por la legislación laboral, sino un conjunto de ayudas pensadas para hacer más compatible la actividad familiar y la laboral, un problema que afecta a numerosas personas y familias".

La nueva normativa del Gobierno vasco, de aplicación con carácter retroactivo desde el 1 de abril de 2010, "consolida, mejora y amplia" las ayudas económicas directas, hasta ahora establecidas, para quienes ven disminuidos sus ingresos por conciliar su vida familiar y laboral.

Según ha explicado, una de las aportaciones más relevantes del nuevo decreto es la que hace referencia a la compensación económica que se ofrece a las personas que se acogen a una reducción o excedencia.

Así, a partir de ahora, se eliminará la discriminación positiva a favor de los hombres que la normativa anterior establecía y por la que se les reconocía mayor cantidad de ayuda frente a las mujeres "en base a una pretendida corresponsabilidad que, en la práctica, no ha resultado efectiva", ha indicado.

La nueva redacción establece la garantía de que las ayudas se equiparen, eliminando toda diferencia en función del sexo de la persona perceptora.

Además de equipararse, también aumentan con relación a lo que recogía el anterior decreto, de forma que la ayuda anual por excedencia asciende a 3.500 euros, la ayuda anual por reducción de jornada del 45 por ciento llega a los 2.800 euros, la ayuda anual por reducción de jornada de un 40 por ciento alcanza los 2.500 euros y la ayuda anual por reducción de jornada del 33 por ciento sube a 2.200 euros.

La primera línea de ayudas -excedencias y reducciones de jornada de trabajo para el cuidado de hijos e hijas- introduce la posibilidad de disfrutar de la medida únicamente en los períodos de vacaciones escolares.

Hasta la fecha, ha explicado, esta opción era descartada porque era preciso acogerse a más de 59 días de excedencia por reducción de jornada de manera continuada. Ahora se pueden sumar periodos más cortos hasta llegar a esos 59 días de manera intermitente.

Finalmente, ha detallado que el gasto ejecutado en 2009 en el programa de ayudas a la conciliación de la vida laboral y familiar ha ascendido a 22.228.451,58 euros, de los cuales 20,07 millones se han destinado a familias, y el resto a empresas.