18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • 24 de septiembre de 2009

    Gobierno vasco retira 62 toneladas de residuos jabonosos ácidos que corrían el riesgo de verterse al río Amundarain

    BILBAO, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno vasco ha retirado más de 62 toneladas de residuos jabonosos ácidos de las instalaciones de la empresa Bilore, en Zaldibia (Gipuzkoa), ante la amenaza de daño ambiental que suponía su eventual vertido al río Amundarain, en caso de registrarse fuertes lluvias.

    El Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca del Gobierno vasco ha ejecutado de forma subsidiaria la retirada de los 62.780 kilos de residuo jabonoso y ácido para evitar su posible vertido al río, una operación que ha tenido un coste de cerca de 20.000 euros y que serán reclamados al administrador concursal de la empresa.

    Según informó la consejera de Medio Ambiente, Pilar Unzalu, la retirada de esta cantidad de residuos ha sido adoptada después de que un informe técnico de su Departamento concluyera en agosto que existía un "elevado riesgo de daño ambiental" si se producía un vertido al río Amundarain, por lo que instaba a adoptar "las medidas necesarias para la retirada, transporte y adecuada gestión" de este material, operación que debía ser asumida por la empresa.

    "La responsabilidad y el sentido común nos ha llevado a asumir subsidiariamente esta intervención, ya que tenemos la obligación y el compromiso de trabajar por la preservación del medio ambiente. Y ello exige prevenir, máxime cuando ya se habían detectado vertidos previos en este mismo lugar", indicó Unzalu.

    Según explicó, la inspección de los técnicos del Gobierno vasco fue motivada por un vertido que se produjo el 8 de agosto, cuando fue detectada en el citado río la presencia de una sustancia azulada que resultó ser suavizante y detergente en polvo.

    La Agencia Vasca del Agua (URA), la Ertzaintza y los bomberos comprobaron en su día que el vertido se había producido por la sustracción de las válvulas de cinco depósitos horizontales de 25 metros cúbicos ubicados en la cuarta planta de la factoría.

    El líquido derramado se juntó con detergente en polvo, alcanzó los sumideros pluviales del exterior del edificio y se acumuló en estas conducciones y en el depósito subterráneo en el que confluyen. Dicho depósito exterior carece de tapa, por lo que existía el riesgo de que las lluvias lo rebosaran produciendo un nuevo vertido al río.

    El Gobierno vasco, que puso los informes en conocimiento de la Fiscalía Provincial de Gipuzkoa de Medio Ambiente, que informó de la gravedad de la situación al administrador concursal de la empresa y al Ayuntamiento de Zaldibia, ejecutó subsidiariamente de forma urgente, en agosto, la retirada de estos residuos jabonosos ácidos.