19 de mayo de 2019
  • Sábado, 18 de Mayo
  • 5 de febrero de 2010

    Guardian viste la torre más alta del mundo en Dubai con vidrio de última generación

    BILBAO, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El vidrio de Guardian, empresa que ha cubierto las fachadas de edificios tan emblemáticos como el Guggenheim y el Edificio de Sanidad de Bilbao, ha sido empleado para vestir la cubierta de la torre más alta del mundo, inaugurada en Dubai el pasado 4 de enero.

    La empresa, que cuenta con una planta de producción de cerca de 700 trabajadores en la localidad alavesa de Llodio, ha empleado 174.000 metros cuadrados de una clase de vidrio que permite una equilibrada combinación entre los perfiles estéticos exigidos desde la dirección arquitectónica de la obra y el cumplimiento de las normativas más exigentes para edificios en materia de eficiencia y ahorro energético, destacaron sus responsables.

    En concreto, la capa exterior de la cubierta de la torre bautizada como Torre Khalifa, está constituida por vidrio de la línea SunGuard Silver 20 e incorpora una producida por Guardian. Son placas que, por sus características, permiten un mayor control solar y proporcionan un armónico equilibrio en lo que respecta a la luminosidad de los espacios en el interior y un cierto clima de privacidad con respecto al exterior, además de ofrecer importantes dosis de modelado estético.

    La línea de vidrio ClimaGuard NLT Low-E ha sido, por otro lado, la elegida para construir la capa interior de la cubierta de la torre. El excelente aislamiento térmico, la gran transmisión luminosa y la alta transmisión de la radiación solar, son algunas de las características de esta línea de vidrio, indicaron desde Guardian.

    La combinación de ambos productos arroja unos resultados excepcionales tanto en control solar como en aislamiento térmico. Las capas magnetrónicas Guardian actúan como escudo protegiendo de la excesiva luminosidad, propia del clima desértico, a la vez que impiden el sobrecalentamiento en el interior del edificio. Por otro lado, el vidrio ofrece la resistencia necesaria a las oscilaciones térmicas extremas y los fuertes vientos que se generan en la zona.

    Guardian destacó que las placas de vidrio utilizadas proporcionan un "importante" ahorro energético y una disminución "considerable" de CO2 a la atmósfera. Además, remarcó que cumplen con todas las normativas de calidad y seguridad, con los valores espectro fotométricos en vigor y con la normativa de aislamiento térmico.

    ÚNICA EN EL MUNDO

    La Torre Khalifa, conocida durante el proceso de construcción como Burj Dubai, se ha convertido en la más alta del mundo tras su inauguración oficial el pasado 4 de enero en Emiratos Árabes.

    Con sus 828 metros de altura, la torre construida con vidrio de Guardian ha desbancado al rascacielos Taipei 101 de Taiwán, que hasta la fecha ocupaba el primer puesto del ranking de los edificios más altos del mundo con 509 metros de altura.

    La construcción de la torre ha durado cinco años y ha supuesto una inversión de 1.500 millones de dólares. La torre emiratí cuenta con 192 plantas y su uso es fundamentalmente residencial, ya que de sus 160 plantas habitables, 108 son apartamentos. El complejo incluye un centro comercial, hoteles de lujo, un observatorio y un hotel diseñado por Giorgio Armani, entre otros.