15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 26 de junio de 2019

    LAB exige "una lectura real e integral" de la brecha salarial "en toda su dimensión" para adoptar medidas integrales

    BILBAO, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El sindicato LAB ha exigido "una lectura real e integral" sobre la 'brecha salarial' entre hombres y mujeres "en toda su dimensión" y la adopción de "medidas estructurales e integrales" que la combatan.

    En un comunicado, el sindicato ha aludido al estudio hecho público este pasado martes por el Instituto Vasco de la Mujer, Emakunde, sobre la brechas de género en el mercado laboral en Euskadi, que le "da la razón" sobre cuestiones que LAB viene denunciando durante los últimos años, como "la propia existencia de la brecha salarial, la relación directa entre brecha y feminización de los trabajos, o la constatación de que a mayor presencia de mujeres en ciertas ocupaciones se produce una precarización de estos empleos y se ensancha la brecha".

    Según ha indicado la central, este informe también evidencia "la certeza de que la parcialidad laboral en el caso de las mujeres es en su mayoría impuesta y agrava la brecha salarial", así como el hecho de que "la brecha atraviesa a todas las mujeres independientemente de nuestros estudios, edades u ocupaciones" y la constatación de que "hay razones fuera de los datos puramente económicos que son la causa del 55% de la brecha".

    LAB ha lamentado "el empeño de hablar de personas activas y no activas, de personas que no trabajan", porque considera "sumamente grave que invisibilizen y no tengan en cuenta ni nombren a todas esas personas que trabajan en labores de cuidado o en economías sumergidas".

    "No tener en cuenta estos trabajos, además de desvirtuar la realidad de la brecha, suponen un agravio hacia las personas más vulnerables del sistema", ha advertido.

    NO ES CASUALIDAD

    En relación a las medidas que propone el estudio, ha valorado que se recoja la necesidad de "atajar la parcialidad impuesta", medidas que impulsen y garanticen la corresponsabilidad "real" o la mayor transparencia en conceptos salariales.

    No obstante, ha criticado "el no reconocimiento de encontrarnos ante una discriminación estructural por razón de sexo, donde las mujeres no sólo cobramos menos por el mero hecho de ser mujeres, sino que este sistema capitalista y patriarcal nos quiere condenar a la precariedad, a la parcialidad, a la asunción de los trabajos de cuidados, a la exclusión y a la pobreza".

    En esta línea, ha insistido en que la brecha salarial "no es una casualidad", sino que "responde a intereses concretos, a estrategias bien definidas y tiene claros responsables".

    Para leer más