30 de septiembre de 2020
5 de agosto de 2020

Liberan en Salburua una nueva camada de visones europeos

El trabajo de conservación y las campañas de trampeo permiten considerar a Álava libre de visón americano, principal amenaza de la especie autóctona

VITORIA, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Diputación Foral de Álava, en colaboración con el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, ha liberado esta mañana, en Salburua, una nueva camada de visones europeos. Se trata de una madre y sus tres cachorros, que han sido criados en cautividad en el marco del programa de cría de la especie, en una iniciativa que busca reforzar la población del territorio.

El visón europeo está catalogado como "en estado crítico" ante la amenaza del visón americano, su gran competidor. Desde el año 1998 ambas instituciones llevan trabajado conjuntamente en acciones de control desde que se detectó la reproducción en la naturaleza de la especie exótica invasora. No obstante, el trabajo de conservación de esta especie, así como la campaña de trampeo permiten ya considerar a Álava como territorio libre de visón americano.

"No hemos encontrado ningún ejemplar de visón americano desde principios del año 2019, lo que demuestra que el trabajo de conservación está funcionando", ha apuntado en este sentido el diputado foral de Medio Ambiente y Urbanismo, Josean Galera, quien celebra los pasos dados, así como la situación "estable" del visón europeo, dentro de su consideración como "especie en estado crítico".

El concejal de Planificación y Gestión Ambiental, César Fernández de Landa, ha definido al visón europeo como "joya del Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz". En la década de los noventa, Salburua era uno de los lugares conocidos por la alta densidad de visón europeo, pero el asentamiento posterior de visón americano lo condujo al borde de la extinción. Desde entonces, iniciativas como el proyecto europeo Life Lutreola Spain han buscado salvaguardar esta especie.

CRÍAS CON NOMBRE LOCAL

Pobes, Páganos y Payueta son los nombres de las crías de visón europeo liberadas en Salburua, en un "guiño" a la zona de intervención de la Diputación Foral de Álava en su trabajo de conservación activa de la especie.

Nacidas en cautividad, han sido bautizadas con letras del
abecedario según el año de nacimiento desde el inicio del programa de cría. La letra P corresponde, de este modo, a la 16ª generación de este programa de ámbito estatal que se inició en 2004.

Otro ejemplo de este trabajo es la recuperación de hábitat de la especie, como el paraje de Andaverde (Labastida), en el río Ebro, restaurado ambientalmente y convertido en refugio para el visón europeo.