14 de agosto de 2020
7 de octubre de 2009

López asume el reto de revitalizar el CES vasco y se compromete a cambios normativos que permitan su plena operatividad

Apuesta por un CES "plural" e insta a quienes se "autoexcluyen" de este órgano a "reflexionar y volver al terreno de juego"

BILBAO, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Patxi López, asumió hoy el reto de "revitalizar" el Consejo Económico y Social Vasco (CES) y se comprometió a proponer "los cambios normativos necesarios que permitan la plena operatividad de esta necesaria institución".

En su intervención en el acto de conmemoración del 25 aniversario del CES vasco y de inauguración de su nueva sede en Bilbao, López señaló que el acto de hoy encierra "una especial importancia", porque "no sólo inauguramos una nueva sede, sino que celebramos los 25 años del CES, un órgano absolutamente necesario para toda sociedad que quiera hacer de la participación social uno de los pilares básicos de su propia calidad democrática".

López reconoció que ha habido "malos tiempos" para el CES, que ha estado 13 de sus 25 años de historia "prácticamente paralizado", pero asumió el reto de "revitalizarlo" para que sea "el verdadero punto de encuentro de los agentes económicos y sociales en el que observar, debatir y alumbrar las políticas de este gobierno".

El lehendakari apostó por un CES "dinámico, dispuesto a recoger las opiniones de todas la voces, competente, que dé una opinión sólida sobre nuestros aciertos y errores y que sea independiente, que no dude en criticarnos cuando nos equivoquemos y también en apoyarnos cuando vayamos por la senda acertado".

Para ello, explicó que están inmersos "en un periodo de reflexión para, junto a los miembros del CES, evaluar lo que tenemos, diagnosticar los defectos y proponer los cambios normativos necesarios que permitan la plena operatividad de esta necesaria institución".

El lehendakari aseguró que el deseo del Gobierno que preside es que el CES "mejore su funcionamiento y que su pluralidad sea real, efectiva y eficaz". Por eso, dijo, "deseamos que quienes ahora se autoexcluyen de este órgano", en referencia a sindicatos como ELA y LAB, "reflexionen sobre su decisión y vuelvan al terreno de juego" porque "la crisis nos obliga, ahora más que nunca, a estar unidos, participar y aportar en los diferentes foros en los que se toman las decisiones económicas".

"Es más que una oportunidad para hacerse notar y para pelear por los intereses particulares, es una cuestión de responsabilidad social y de solidaridad interna con nuestro propio país", advirtió.

ÓRGANO PLURAL Y PARTICIPATIVO

Según destacó, el CES, "que reúne a empresarios, sindicatos y a representantes de diferentes ámbitos para hacer efectiva la participación de los distintos intereses económicos y sociales en la política económica del País Vasco, es un órgano de consulta "plural y participativo, como la propia esencia de la democracia".

Por otro lado, destacó que el acto de hoy se celebra "un 7 de octubre, cuando se cumplen el aniversario del primer Consejo de Gobierno vasco, un gobierno de concentración fruto de la legalidad constitucional de la segunda República y que reunió, bajo un mismo techo, a nacionalistas, socialistas, comunistas y republicanos".

"Un 7 de octubre como éste en 1936, en un ambiente convulso provocado por el alzamiento franquista, los alcaldes vascos, con el apoyo de las principales fuerzas políticas y sindicales, nombraron a José Antonio Agirre lehendakari y, junto a él, entraron otros destacados dirigentes nacionalistas y también ilustres nombres de la historia de socialismo y del movimiento obrero vasco, y lo hicieron para unir sus fuerzas en unos tiempos de guerra y de dificultades", destacó.

El lehendakari insistió en que fue "un Gobierno nacido del consenso, imagen del acuerdo y del entendimiento tan propios de la sociedad vasca y que, pese a su corto y complicado mandato, sigue siendo hoy una referencia del espíritu pactista que debe reinar en todas las relaciones políticas y sociales".

"Un espíritu -añadió- sobre el que también asientan sus pilares todos los consejos económicos y sociales existentes hoy en día en el mundo y sobre el que se fundó el CES vasco en 1984".

El lehendakari recordó que en el CES vasco están "los sindicatos, los empresarios, la Cámaras de Comercio, las cajas de ahorros, las cooperativas, las sociedades anónimas laborales, las organizaciones pesqueras, agrarias y de consumidores, la UPV y expertos en todas estas materias", de forma que "buena parte del mundo económico y social de Euskadi está reunido en este órgano, para guiar al Gobierno y al Parlamento en su acción económica y social, alertándonos de nuestros errores y arrojando luz sobre el camino correcto".

El lehendakari afirmó que "han sido 25 años de esfuerzo y de intenso trabajo" y, por ello, quiso rendir "un merecido homenaje" a los cuatro presidentes que ha tenido esta institución en su cuarto de siglo de historia, Javier Monjelos, Rafael Puntonet, Antxon Lafont y José Luis Ruiz, a quienes agradeció su labor "en el espinoso escenario en el que les ha tocado actuar".

Tras reconocer que, en ocasiones, el CES "no ha funcionado como debiera" debido a "vetos, falta de acuerdo y falta de información y de interés de las propias administraciones", aseguró que el Gobierno vasco que dirige "cree firmemente en las potencialidades del CES, somos acérrimos defensores de los órganos de participación y queremos llenarlo de contenido y de eficacia para hacer de él un verdadero órgano de encuentro consultivo".

"Sabemos que la buena fe y las convicciones no nos eximen de cometer errores y, por eso, queremos un CES fuerte, operativo, que sea capaz de cumplir su función y de llamarnos la atención cuando equivoquemos el camino", aseveró.

"ESPÍRITU DEL PRIMER GOBIERNO"

Por todo ello, López apeló al "espíritu de aquel primer Consejo de Gobierno" y deseó que el CES "reconquiste el punto de encuentro, la plaza pública en la que debatir, discrepar y acordar", porque Euskadi "necesita órganos de encuentro socioeconómicos eficaces, de la participación de todos para buscar las mejores respuestas a nuestros problemas y del concurso de todos para, incluso, mejorar y profundizar en la calidad de nuestro sistema democrático".

"Necesitamos a todos para que las administraciones no se alejen de las demandas de los ciudadanos y el CES es una magnífica herramienta para todo ello", concluyó.