5 de agosto de 2020
29 de junio de 2008

Más de 200 personas asisten en Bakio al homenaje de Ahaztuak a los gudaris, milicianos y víctimas del franquismo

BILBAO, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Más de 200 personas asistieron hoy en Bakio (Bizkaia) al homenaje que la asociación 'Ahaztuak 1936-1977' rindió a los 'gudaris', milicianos y victimas del franquismo de esta localidad.

El homenaje se desarrolló en la plaza ubicada en el lateral del Ayuntamiento, lugar donde está ubicado el monolito del escultor Bernat Vidal que 'Ahaztuak 1936-1977' colocó el pasado año en recuerdo y homenaje a los gudaris y milicianos de Bakio y, por extensión, "a todas las victimas del franquismo".

Este año se homenajeó de forma especial a Florentino Llona, vecino de Bakio y gudari del Batallón 'Ariztimuño' que, junto con su familia, estuvo presente en el acto. También se tuvo un recuerdo especial para todos los gudaris, milicianos y victimas del franquismo de este pueblo ya fallecidos y de forma especial para Txomin Uriarte, gudari del Batallón 'Malato', que fue presidente de 'Ahaztuak 1936-1977' y que falleció en agosto del pasado año 2007.

El acto comenzó con los 'bertsos' de Jon Lopategi, que subrayó que "fortaleza como la de estos hombres es la que ha hecho posible que Euskal Herria siga viviendo" y que "con consulta o sin consulta este pueblo conseguirá su derecho a vivir libre y feliz".

Tras el 'bertsolari', un representante de Ahaztuak 1936-1977 tomó la palabra y aseguró que homenajes como este "son la pequeña llama encendida de la memoria de un sueño y un ansia de libertad que se transmite de generación en generación y que no se apagará hasta que ese sueño se haga realidad".

En ese sentido, señaló que "hombres como Florentino LLona son el ejemplo para las nuevas generaciones que han de seguir el camino que ellos han mantenido abierto a costa de sangre, sudor y lagrimas".

Esta intervención dio paso al aurresku de honor que dos dantzaris de la localidad dedicaron a LLona, al final del cual le hicieron entrega de un ramo de flores y un cuadro con una placa en nombre de sus convecinos y del la asociación organizadora. El cantautor bermeotarra Josu Zabalondo puso fin al homenaje, que concluyó con el canto del 'Eusko Gudariak' por parte de los presentes.