18 de octubre de 2019
14 de abril de 2014

Neiker constata la presencia en Álava de dos tipos de reproducción A1 y A2 del hongo causante del mildiu de la patata

El cruzamiento entre ambos tipos producen variantes más resistentes a fungicidas convencionales y puede sobrevivir en condiciones adversas

BILBAO, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, NEIKER-Tecnalia, dirigidos por el doctor en biología José Ignacio Ruiz de Galarreta, han identificado por primera vez la existencia en Álava de los dos tipo sexuales A1 y A2 del hongo Phytophthora infestans, causante del mildiu de la patata.

Los técnicos han podido comprobar que el cruzamiento entre ambos tipos producen variantes más resistentes a los fungicidas convencionales y puede sobrevivir en condiciones adversas de temperatura y humedad durante meses e incluso años, según ha informado Neiker.

Los expertos del centro tecnológico advierten de la posibilidad del cruzamiento entre los tipos A1 y A2, lo que daría lugar a "cambios rápidos e importantes en la población del hongo Phytophtora infestans con la aparición de nuevas cepas más agresivas y resistentes a los tratamientos fitosanitarios habituales".

Por ello, Neiker-Tecnalia está llevando a cabo una labor de prospección en todas las zonas de producción de patata del Estado para estudiar y caracterizar en profundidad las poblaciones de mildiu y realizar un seguimiento de su evolución.

La enfermedad del mildiu reduce aproximadamente entre un 15-20% de la producción mundial de patata, según estimaciones del Centro Internacional de la Papa, ubicado en Lima (Perú), que calcula en más de 1.000 millones de euros las pérdidas que produce tan solo en Europa. Estos datos han llevado a Neiker-Tecnalia a investigar a fondo el patógeno con el fin de conocer el tipo de razas que existe en la geografía del Estado, como primer paso para mejorar la eficacia de la lucha contra este hongo.

Álava ha sido el lugar elegido para iniciar las investigaciones y durante el verano pasado se recogieron muestras de Phytophthora infestans en cultivos de patata afectados por mildiu en cinco zonas productoras del territorio alavés: Arkaute, Gauna, Heredia, Zuazo de San Millán e Iturrieta. De cada zona se tomaron muestras afectadas con mildiu, con el objetivo de identificarlas y, para ello, se cruzaron con cepas de referencia del tipo A1 y A2.

ARKAUTE E ITURRIETA

Para que exista una reproducción sexual entre dos cepas es necesario que una pertenezcan al tipo A1 y la otra al A2. Las cepas de referencia del tipo A1 se cruzaron en laboratorio con cinco aislados recolectados por los técnicos. De ellos, dos produjeron oosporas, por lo que pertenecían al tipo A2, concretamente, las tomadas en Arkaute e Iturrieta.

A continuación, se realizaron cruzamientos de los cinco aislados con la cepa de referencia A2, obteniendo como resultado la formación de oosporas en tres cruzamientos. Se trata de las cepas recogidas en Gauna, Heredia y Zuazo de San Millán, que fueron catalogadas como del tipo A1. Estos resultados fueron corroborados igualmente mediante técnicas moleculares previa extracción del ADN.

Según han explicado desde Neiker, el hongo Phytophthora infestans también puede reproducirse de forma asexual, sin cruce, pero "el mayor problema para los productores de patata se encuentra en la reproducción sexual, ya que da lugar a nuevas razas del hongo que atacan a la planta de forma más virulenta y, al mismo tiempo, resultan más resistentes a los tratamientos para su erradicación".

La constatación de que en Álava existen los tipos de apareamiento A1 y A2 trae como consecuencia la posibilidad de reproducción sexual entre las distintas cepas, aunque se encuentren en zonas diferentes, pues las esporas pueden desplazarse a lugares muy distantes por efecto del viento o a través del agua de riego.

Neiker-Tecnalia está detectando en los últimos años nuevas razas del patógeno con una agresividad no observada anteriormente y resistentes a los principios activos de los fungicidas existentes en el mercado. Las nuevas razas, a su vez, son más resistentes a las condiciones climáticas. Como norma general, el hongo Phytophthora infestans requiere para su desarrollo temperaturas por encima de 10ºC y humedad superior el 90%, mientras que temperaturas superiores a 27-30ºC suelen detener su desarrollo.

MÉTODOS DE CONTROL

Los expertos de Neiker-Tecnalia recomiendan combinar diferentes fungicidas con principios activos distintos, para así evitar la aparición de resistencias en el hongo debidas al uso repetido de un mismo fungicida.

Las lesiones en la planta se hacen visibles al quinto día desde que se ha producido el ataque del hongo. Los síntomas se manifiestan inicialmente en las hojas inferiores, donde se aprecia una aureola verde clara o amarilla en las puntas y bordes de las hojas. Esta aureola separa el tejido sano del muerto. Posteriormente, las lesiones progresan hasta el resto de la superficie de la hoja y pueden visualizarse en forma de manchas de color verde oscuro, pardas o negras.