26 de mayo de 2019
22 de marzo de 2008

Ortuzar defiende un acuerdo con mecanismos que aseguren su cumplimiento y que los vascos puedan cambiar "cuando quieran"

Dice que poner "todos los huevos en la cesta de la consulta" es tapar la realidad de que hay 100 días por delante para lograr un acuerdo

BILBAO, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del BBB del PNV, Andoni Ortuzar, defendió hoy un acuerdo con el Estado que incluya mecanismos para asegurar su cumplimiento" y que no sea una cuestión "en manos de Madrid", así como otros para que los vascos, "cuando quieran", puedan "modificar ese Estatuto".

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, se refirió, de esta manera, al manifiesto elaborado por el PNV con motivo del Aberri Eguna, que apuesta por "retomar y renovar" el pacto estatutario desde la perspectiva del derecho a decidir y defiende la capacidad de la sociedad vasca a ser consultada y a que su voluntad "democráticamente expresada" sea "respetada por el Estado".

Ortuzar afirmó que el objetivo del PNV es firmar "un nuevo acuerdo" con el Estado, que "sea también producto de un acuerdo entre vascos", pero que incorpore dos características, que "no esté sólo en manos de Madrid y de los poderes centrales la voluntad del desarrollo del acuerdo y que luego los vascos, cuando quieran cambiarlo, lo puedan cambiar".

En concreto, precisó que el "próximo acuerdo que venga" tiene que incorporar "algún mecanismo" para el cumplimiento de "un acuerdo, de una palabra dada, de un texto no sólo esté en manos de una de las partes, que es Madrid".

Además, a su juicio, también debe incluir "un mecanismo para que la voluntad expresada por los ciudadanos vascos -no sé si cada generación o cuando quieran- pueda cambiar, modificar ese Estatuto".

Ortuzar indicó que el PNV optó hace 30 años por un pacto estatutario y recordó que, en aquella época, había "una doble disyuntiva" que era la "ruptura o la reforma".

"El PNV optó por la reforma, ETA optó por la ruptura. Nosotros en la reforma hicimos un pacto estatutario, el Estatuto de Gernika en el que pusimos muchísimas esperanzas, eso sí con una salvedad, diciendo aquel no era el final del camino y hay una Disposición Adicional que, además, así lo dice. El presente Estatuto no supone renuncia al autogobierno que, en virtud de nuestra historia nos pudiera corresponder", añadió.

Ortuzar afirmó que lo que ha sucedido con el pacto estatutario es que "los sucesivos Gobiernos de Madrid, las sucesivas leyes básicas, las sucesivas situaciones políticas españolas lo han ido vaciando, descafeinando". En concreto, apuntó que, en la actualidad, todavía no se han transferido 37 competencias y "muchas de las que se reciben están averiadas". Por ello, añadió que no se cuenta con "los instrumentos reales para hacer políticas diferentes desde Euskadi".

"La enseñanza que hemos sacado de estos 30 años es que te dan 'como a regañadientes' esto, y es el máximo, y si luego te pueden sisar todo lo que puedan, como en las malas tiendas, te van sisando", añadió.

CONSULTA

Por otra parte, preguntado por si finalmente habrá consulta el 25 de octubre, respondió diciendo que "el Credo hay que empezarlo por el principio". En este sentido, recordó que la propuesta del lehendakari lo primero que plantea es "un escenario de acuerdo con el Gobierno español" y eso es "a lo que hay que dedicarse estos 100 días".

"De aquí a junio, que es segundo hito, tenemos 100 días preciosos para trabajar y lograr un acuerdo, hay tiempo más que suficiente para sentar las bases de ese acuerdo y, una vez de que las sentemos, el recorrido será el de todo acuerdo político de esta magnitud, que terminará en un referéndum llamando a las urnas a decir sí o no a los vascos. Por lo tanto, en ese escenario habrá consulta", señaló.

Ortuzar añadió que, si no hay acuerdo, "iremos viendo", ya que, según recordó, "primero tiene que pasar por el Parlamento vasco y después de lo que salga del Parlamento vasco habrá que darle cumplimiento".

"Poner hoy en día todos los huevos en la cesta de la consulta, que es una cosa que va a suceder de aquí a octubre es intentar enmascarar, tapar la realidad de que tenemos 100 días por delante para llegar a un acuerdo y, desde luego, por el PNV no va a ser, por la intensidad, por la disponibilidad al diálogo para llegar a ese acuerdo, no va a quedar. Si ese acuerdo no es posible, no va a ser posible porque nosotros no hayamos puesto toda la carne en el asador para sacar ese acuerdo adelante", agregó.