22 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2009

Pastor afirma que los carteles de Durango pidiendo que se vaya la sede del PSE son una "doble agresión" para su partido

Dice que evidencia un "déficit de pedagogía democrática" y se alegra de que la mayoría de vecinos no haya secundado la iniciativa

VITORIA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, calificó hoy de "insolidaria" la colocación de carteles en Durango por parte de vecinos pidiendo que se vaya la sede socialista, porque supone una "doble agresión" para su partido, "la de ETA y el rechazo de un cierto número de vecinos".

En los pasillos del Parlamento vasco, Pastor manifestó la "sorpresa y disgusto" del PSE por la aparición de carteles colocados por vecinos de Durango, en lOs que se expresa el rechazo a que se mantenga en su edificio la sede del PSE, que sufrió un atentado de ETA el pasado 9 de julio, lo que causó importante daños materiales. En concreto, han aparecido en ventanas y balcones carteles sobre ikurriñas en los que se podía leer "sederik ez" (sede no).

Pastor indicó que las personas que han colocado estas pancartas son una "minoría" en el inmueble y que, incluso hoy mismo, la mayoría de los carteles habían sido retiradas por los propios vecinos. "Quiero quedarme con la parte positiva de que la mayoría de los residentes no han secundado esta campaña y han manifestado el respaldo al PSE y sus militantes, que son quienes han sufrido en primera persona el ataque de los terroristas", señaló.

El dirigente del PSE-EE precisó que comprende la "sensación de inseguridad y angustia" que provocan los atentados, pero afirmó "no entender que se trate de culpabilizar de esa situación a quien recibe la agresión de los terroristas, en este caso, al PSE".

"Supone culpabilizarnos doblemente, sufrir una doble agresión, primero la de ETA, y, después, la del rechazo de un cierto número de vecinos", señaló.

"DÉFICT DE PEDAGOGÍA DEMOCRÁTICA"

A su juicio, lo ocurrido evidencia que existe todavía en la sociedad vasca "un cierto déficit de pedagogía democrática", un tema en el que, según indicó, los socialistas han "insistido durante mucho tiempo" para conseguir "convencer a todos los ciudadanos que los verdaderos enemigos no son desde luego las sedes de los partidos políticos, ni del PSE, ni de cualquier otra formación, sino de quien provoca estos atentados, que es ETA". "Hago votos para que este tipo de actuaciones insolidarias y ciertamente injustas no se reproduzcan en el futuro", añadió.

Pastor indicó que se había producido, en fechas anteriores a la colocación de las pancartas, algún contacto con los vecinos del inmueble, en los que se les transmitió que compartían "la preocupación por las molestías", ya que, con motivo del atentado, se tuvo que desalojar el edificio.

"Pero la solución no es evidentemente que el PSE, ni ninguna otra fuerza democrática renuncie a tener una sede por presión de los terroristas, así lo entendieron la mayoría de ellos, pero hubo unos cuantos que, parece ser, que, además, quisieron visualizar ese rechazo con la colocación de una ikurriña, algo que está absolutamente fuera de lugar", concluyó.