17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 14 de noviembre de 2009

    Pastor dice que cuestiona la "tan cacareada mayoría social y política" de la que hablan los nacionalistas

    Afirma que cuando se ponen como "prioridades equivocadas" el interés nacionalista o el de la unidad abertzale, "pasa lo que pasa"

    BILBAO, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz del PSE-EE, José Antonio Pastor, afirmó hoy que la ruptura del Gobierno foral alavés, tras la decisión del diputado general, Xabier Agirre, de destituir al único representante de Aralar en el Ejecutivo foral, el diputado de Juventud y Promoción Social, Javier Aspuru, provoca "muchas reflexiones" sobre esa "tan cacareada mayoría social y política, que tanto se cansan de hablar los nacionalistas".

    En este sentido, explicó que "no parece precisamente que este gobierno alavés represente la mayoría social, ni política, ni parlamentaria. Ninguna mayoría en el Territorio alavés ni en la Cámara alavesa".

    En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Pastor afirmó que lo que ha pasado en Alava es "una muestra de la evidente precariedad y fragilidad de este gobierno foral". "Era un gobierno con 17 parlamentarios de 51, y ahora es un gobierno de 16 de 51. Eso sumando tres partidos políticos en el tripartito, lo que evidencia la absoluta precariedad con la que se estaba gobernando en Álava", precisó.

    El dirigente del PSE-EE afirmó que su formación no ha hecho por ello "jamás ninguna alegación a la falta de legitimidad de este gobierno, como hacen ellos (los nacionalistas) habitualmente respecto al Gobierno vasco, que sí tiene 38 votos, de los 75 de la Cámara". "Esas son algunas de las incoherencias y mentiras a las que nos tienen acostumbrados los nacionalistas al hacer los análisis de la cosa pública", agregó.

    PRIORIDADES "EQUIVOCADAS"

    José Antonio Pastor incidió que "cuando se ponen como prioridades equivocadas encima de la mesa, no el interés ciudadano, sino el interés nacionalista o el de la unidad abertzale, o el de supuestos intereses partidistas, pasa lo que pasa".

    Según dijo, "parece evidente que un gobierno en clara minoría" como el foral alavés "necesita de un tercero para sacar adelante los presupuestos, en este caso del PSE". "Da la impresión de que Aralar, en lugar de entender eso, ha preferido poner encima de la mesa como prioridad esa famosa unidad abertzale y no el interés de los ciudadanos alaveses", lamentó.

    A su juicio, esta decisión "es uno de los motivos de preocupación, porque cuando se hacen las cosas con criterios y prioridades equivocadas, ocurre lo que ocurre". "Cuando el interés no es el social, sino de parte, suele ocurrir que uno se equivoca, da una mala noticia, porque es una mala noticia para los alaveses que un gobierno que era frágil, se encuentre todavía más frágil, a pesar de estar compuesto por tres partidos", agregó.

    Por último, manifestó que "menos mal" que el pacto de estabilidad institucional que han alcanzado el PSE-EE con el PNV, va a conseguir transmitir una "sensación de seguridad en la ciudadanía".