29 de noviembre de 2020
24 de octubre de 2020

PNV cree que el auto del TSJPV pone en evidencia la necesidad de un nuevo estatus ante unas competencias "mediatizadas"

Afirma que la "situación de inseguridad jurídica" ante las medidas sobre el covid deviene de "una interpretación algo exótica del TSJPV"

BILBAO, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La parlamentaria del PNV María Eugenia Arrizabalaga cree que el auto del TSJPV que rechazó la pretensión del Gobierno Vasco de prohibir en Euskadi las reuniones sociales de más de seis personas para controlar el coronavirus ha puesto en evidencia la necesidad de un nuevo estatus porque las competencias vascas están "mediatizadas no solamente políticamente sino también judicialmente".

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, ha afirmado que la situación sanitaria es "muy preocupante" y no hay "más que mirar los números" y ha señalado que creían tener las competencias suficientes para adotar nuevas medidas restrictivas para "proteger a la población", pero el TSJPV "sorprendentemente" decidió "que no", pese a que, ante "medidas muy similares o iguales" otros TSJPV han tomado decisiones distintas al vasco, como en el caso del tribunal navarro.

Según ha indicado, con este auto, el Gobierno vasco se encuentra ante una situación de "absoluta inseguridad jurídica" ante la "imposibilidad jurídica" de adoptar las medidas que se consideran necesarias para intentar "controlar la evolución del virus".

La parlamentaria jeltzale ha afirmado que eso es lo que ha llevado a Urkullu a tener que adoptar las medidas que se consideraban necesarias para intentar controlar la evolución del virus y lo que "ha llevado a Urkullu a tener que solicitar que Pedro Sánchez declare el estado de alarma" porque el TSJPV considera que solo este estado de alarma puede dar cobertura a medidas que restrinjan, por ejemplo, el derecho de reunión.

La parlamentaria jeltzale ha indicado que este viernes Pedro Sánchez subrayó la "gravedad" de la situación pero no estableció "ninguna medida" y ha señalado que el Gobierno español "se ha mantenido al margen" dejando que las comunidades autónomas tomaran las medidas oportunas, pero en el caso de Euskadi, "no así en Galicia, Navarra o Castilla y Léon", se ha llegado "hasta aquí" y, "por lo que se ve se requiere ese estado de alarma y es lo que hay".

A su juicio, lo que ha ocurrido "pone en evidencia" que las competencias propias vascas y la capacidad de autogobierno están "mediatizadas no solamente políticamente sino también judicialmente". Por ello, creo que se evidencia "hasta qué punto es necesaria esa revisión de nuestro haber competencial, de la capacidad de autogobierno y, en última instancia, el nuevo estatus".

A su juicio, se está en una situación de inseguridad jurídica, pero no tenía que darse necesariamente, sino que "deviene de una interpretación algo exótica del TSJPV" que no comparte, y que, según ha destacado, no comparten otros tribunales de otras comunidades.

Arrizabalaga ha afirmado que la mayoría de tribunales de otras comunidades "difiere" de lo que ha hecho el TSJPV y entienden que la ley orgánica 3/86 de medidas especiales en materia de Salud Pública ya establece la posibilidad de que gobiernos con competencias en cuestiones sanitarias pueden dictar medidas que restrinjan determinados derechos siempre que se justifique la necesidad de las restricciones.

La parlamentaria ha asegurado que se esta "al albur de interpretaciones dispares" y se ha preguntado qué pensará el ciudadano cuando ve que sobre el mismo tema y aplicando la misma ley los tribunales dicten "autos contradictorios" y "lo mismo puede ocurrir ante cualquiera de los otros temas que se planteen ante eso que se llama justicia".

Arrizabalaga, que ha negado que se "ande tarde" en la adopción de medidas y ha asegurado que "nadie tiene una bolsa de cristal", ha explicado la abstención de Euskadi en la reunión del consejo interritorial de Sanidad de esta semana y ha asegurado que el Ejecutivo español no presentó ningún documento y las medidas que se "comentaron" ya estaban adoptadas por Euskadi y "no aportaban nada nuevo a lo que ya tenía establecido el Gobierno vasco".

En este sentido, ha señalado que no se presentaron documentos, sino que se "piden adhesiones a comentarios o intenciones" y, a su juicio, desde un punto de vista formal, "no es de recibo funcionar de esa manera". "De ahí que el Gobierno vasco se abstuvo", ha señalado la parlamentaria jeltzale, que ha señalado que, aunque existiera un borrador como defienden los socialistas, "no había nada nuevo que el Gobierno no hubiese aplicado".

Tras defender la gestión ante la pandemia, ha "rebatido de plano" que el Gobierno vasco esté "sacrificando la salud para cuidar la economía" y ha indicado que lo que se hace es "cuidar la salud para preservar la economía" porque "la economía no son números, no es solo el porcentaje del PIB, es el sueldo que cada uno se lleva a su casa, es la situación de paro o las políticas sociales y la educación".

Por otro lado, ha manifestado que no hay que transmitir una impresión de "confusión ni de crispación" y cree que, desde ayer, es cuando EH Bildu ha empezado a tener un discurso "más constructivo" al expresar su apoyo a las medidas que pueda apoyar el Gobierno vasco.

Arrizabalaga ha indicado que ha pensado, en alguna ocasión, "como se parece el discurso demoledor de la derecha española en el Congreso de Madrid, con el que aquí hacen algunos y, especialmente, desde EH Bildu".

A su juicio, desde ayer hay "menos desunión" para pedir a la gente que "sean responsables" porque lo requiere "la salud de todos", no solo para que el sistema sanitario no se colapse porque está "preparado" con la posibilidad de más de 600 camas UCI, sino porque les preocupa que "la gente enferme y muera".

Por último, ha manifestado que el problema no está en la hostelería sino el modelo de relación social que existe y se desarrolla en la calle y en los bares. Además, ha indicado que las restricciones que se están estableciendo en el ámbito de la hostelería se han establecido en muchas partes de Europa.

Para leer más