30 de marzo de 2020
2 de abril de 2008

PNV pedirá la dimisión de los cargos de ANV si no condenan la amenaza de ETA, como "paso previo" a las censuras

   BILBAO, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

PNV pedirá la dimisión de los cargos de ANV si no condenan la amenaza de ETA, como "paso previo" a las censuras
PNV
Foto de la Noticia
Foto: PNV + Ampliar

   El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, pedirá la dimisión de los cargos de ANV en las diferentes instituciones vascas si no rechazan "la amenaza" de ETA a los militantes socialistas en su último comunicado, y señaló que éste es "un paso previo" a las mociones de censura que se deberían promover de forma consensuada entre las diferentes formaciones políticas. Además, aseguró que la formación jeltzale rechazó la moción de Arrasate porque "se gestionó mal" y no hubo "una alternativa" al planteamiento del PSE-EE.

   Urkullu compareció ayer tarde en la sede de Sabin Etxea de Bilbao junto al presidente del GBB del PNV, Joseba Egibar y la secretaria del EBB, Belén Greaves, para hacer una valoración del último comunicado de ETA y de la polémica surgida tras la moción de censura fallida contra la alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro (ANV), por no condenar el asesinato del ex edil del PSE Isaías Carrasco.

   El líder jeltzale leyó un documento de la dirección jeltzale en el que considera "inmoral y éticamente reprobable" la actividad de ETA, que "es objetivamente el mayor obstáculo para la construcción nacional vasca". "La macabra novedad del último comunicado de ETA es la amenaza personalizada a todos y cada uno de los militantes socialistas. Vaya hacia todos ellos, así como al resto de personas sometidas a la tiranía del terror, la solidaridad y el abrazo de nuestro partido", precisó.

   Tras señalar que este comunicado de la banda coincide con la polémica creada en torno a la presentación de una moción de censura en el Ayuntamiento de Arrasate, hizo un llamamiento a la responsabilidad de todos los agentes políticos para gestionar estas cuestiones "con responsabilidad e inteligencia, huyendo de protagonismos maximalistas y actuando desde el más amplio consenso posible y velando siempre por el interés de la ciudadanía y la gobernabilidad de las instituciones".

   "Circunstancias que, por cierto, no han concurrido en estos días", precisó para justificar su rechazo a la iniciativa planteada por el PSE-EE.

   Con el fin de dar una respuesta "serena, pero firme" al desafío de ETA, Urkullu manifestó que ningún responsable institucional o político "de este país debemos permanecer impasibles o mudos ante este nuevo ataque a los derechos humanos, a la convivencia pacífica y a la libre actuación política".

   En este sentido, exigió un pronunciamiento público, "nítido y urgente" por parte de ANV y de sus cargos electos y políticos "en torno a esta grave cuestión, ya que ETA en su comunicado se hace portavoz y supuesto defensor de sus posiciones políticas".

   Si esta respuesta no se produce en breve plazo de tiempo, el PNV presentará mociones en todos aquellas instituciones en los que haya representantes de ANV, solicitando su dimisión, "por no alcanzar el mínimo ético y moral exigible a un representante democrático".

   En caso de que ambas vías resulten "infructuosas", la formación nacionalista mostró su disposición al encuentro con el resto de partidos políticos para impulsar aquellas iniciativas institucionales necesarias sin excluir ninguna medida, "desde la reprobación política a la moción de censura, para garantizar que las instituciones vascas estén regidas por personas con un inequívoco compromiso ético y democrático".

MOCION DE MONDRAGON

   Preguntado por la fallida moción de censura contra al alcaldesa de Mondragón, Urkullu señaló que la gestión de esta iniciativa política "no fue la correcta, tampoco por parte del PNV". "Quizá deberíamos haber emplazado al PSE-EE a que no condicionara la actuación que tuviéramos los partidos políticos por lo que se dijera en los medios de comunicación. No lo hemos hecho. Nos hemos visto abocados en una reunión en la que no ha habido capacidad de dar una respuesta argumentada, sino el sí o el no", explicó.

   En este sentido, dijo que "no es una gestión inteligente el que nos veamos condicionados los partidos políticos por la primera imagen que nos venga al deseo, si lo que hacemos es dirigirnos por una reacción instantánea inmediata a los medios de comunicación".

   "Una gestión inteligente no es, ahondándose en la gravedad de las circunstancias, una gestión a través de los medios de comunicación, sin analizar cuál es la mejor acción política e institucional posible", insistió.

   Según indicó, esto no se circunscribe solamente al caso de Mondragón, sino a todo el espectro institucional y "sobre todo municipal, donde hay circunstancias que hay que analizar pero, además, las alternativas que hay que presentar, si no hay respuesta satisfactoria por parte de ANV, tienen que ser constructivas, más allá de pronunciamientos públicos".

LLAMAMIENTO A ANV

   El líder jeltzale explicó que su formación lo que hace es "poner la pelota en el tejado" de ANV, que ve "usurpada su representatividad por una organizacion terrorista", para que se pronuncie sobre la "grave amenaza" a los militantes socialistas. Si no lo hace, reiteró que solicitarán la dimisión de los cargos públicos institucionales de esta formación, que "es el paso previo a una moción de censura".

   No obstante, precisó que esta iniciativa, que no se va a circunscribir a un sólo caso, como el de Arrasate, sino que "tiene que ser constructiva, presentando alternativas en cuanto a quién tiene que dirigir la institución, y también en cuanto al programa con el que hay que dirigir la institución".

RESPUESTA A BLANCO

   Cuestionado por las afirmaciones del secretario de Organización del PSOE, José Blanco, en las que decía que el PNV se había comprometido a apoyar la moción de censura en Arrasate, el presidente del EBB eludió entrar en polémicas "que puedan estar en una dinámica de carrera alocada" y añadió que debería ser Blanco quien dijera "quién del PNV y en qué ámbito se lo dijo".

   "Me quedo con lo que pueda ser la credibilidad que cada uno podamos ofrecer en la sociedad vasca y, lo más importante ante este tipo de situaciones, es que entre todos seamos capaces de gestionarlas debidamente", señaló, para insistir en que "la gestión inteligente no es la que viene condicionada por un planteamiento inicial en los medios de comunicación, sin que luego pueda tener un recorrido en el foro de encuentro de los partidos políticos".

   Por último, apeló al "encuentro" donde todos los partidos hagan análisis conjuntamente. En el marco de la convivencia política, abogó por "espacios de encuentro" entre todas las formaciones a través del diálogo, "más allá de objetivos e intereses a corto plazo que algunos plantean".