22 de octubre de 2020
18 de septiembre de 2020

Satse, ELA, LAB, SME, CCOO, UGT y ESK denuncian ante centros Atención Primaria vascos una presión "insostenible"

Satse, ELA, LAB, SME, CCOO, UGT y ESK denuncian ante centros Atención Primaria vascos una presión "insostenible"
Concentración de sindicatos Osakidetza ante el ambulatorio de Rekalde, Bilbao - SINDICATO ELA

Los sindicatos dan "la bienvenida" a la voluntad negociadora del Departamento aunque "hasta ahora no ha existido"

BILBAO, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos Satse, ELA, LAB, SME, CCOO, UGT y ESK han denunciado este viernes, ante centros de Atención Primaria de Euskadi, que la presión sobre ellos es "insostenible" y han exigido "soluciones inmediatas y de calado" al Departamento de Salud para solucionar "los graves problemas del sistema sanitario público".

Las seis centrales convocantes han reanudado este viernes sus protestas con concentraciones convocadas a las 13.00 horas en todos los centros de trabajo de Atención Primaria, con especial presencia en el ambulatorio de Rekalde, en Bilbao; el centro de salud Amara Berri (San Sebastián) y el ambulatorio Olaguibel, de Vitoria, lugares donde se ha concentrado el grueso de la representación sindical de los seis sindicatos convocantes.

Los sindicatos de Osakidetza han dado "la bienvenida" a la voluntad de diálogo expresada este viernes por el Departamento de Salud para solucionar "los graves problemas del sistema sanitario vasco" pero han subrayado que una de sus "denuncias sistemáticas" ha sido que hasta ahora no ha existido "ni un diálogo fluido ni voluntad negociadora".

Sin embargo, han querido denunciar la "situación extrema" de la plantilla de Osakidetza, agravada por la pandemia y han trasladado que "si lo que están poniendo ahora encima de la mesa, es una nueva voluntad, bienvenida sea, pero eso es algo que hasta ahora no ha existido".

En la concentración que ha tenido lugar en la capital vizcaína, la responsable del sindicato ELA en Osakidetza, Esther Saavedra, tras conocer el comunicado donde el departamento de Salud habla de "mano tendida para negociar" y reunirse "cuanto antes" con los sindicatos, ha indicado que siguen "a la espera de ver si esa voluntad es cierta y se pone de verdad en contacto con los sindicatos", algo que no se ha producido desde junio.

Respecto al anuncio de la creación de 4.000 plazas en Osakidetza en los próximos cuatro años, Saavedra ha remarcado que esos puestos tienen que ser nuevos, no plazas salidas de estabilizar a los temporales en las plantillas, porque "si en la Primaria están en situación precaria, en los hospitales también hacen falta más recursos y reforzar plantillas con lo que los puestos a crear deben abordarse a todos los niveles asistenciales".

Tras esta primera movilización, el próximo viernes 25 será el turno de los Hospitales y la Red de Salud Mental de Osakidetza, ante cuyos centros se concentrarán para denunciar que también "soportan en el día a día las condiciones de precariedad", para concluir esta tanda de protestas con una manifestación en Bilbao el próximo 5 de octubre.

PRESIÓN ASISTENCIAL

La representante de Satse Euskadi, Amaia Mayor, ha explicado que han empezado las movilizaciones por la Atención Primaria porque "es donde se está concentrando la presión asistencial en este momento de la pandemia y la sociedad vasca sepa que falta personal y que la plantilla está sobrecargada y cansada psicológica y fisicamente ante la sobrecarga sistématica de labores".

Asímismo, ha trasladado que los sindicatos quieren denunciar con estas protestas que desde la llegada de la nueva consejera de Salud, Gotzone Sagardui, no han tenido "una sola llamada ni ningún tipo de contacto ni convocatoria o tan siquiera un correo electrónico para hablar de la situación en la que la Sanidad vasca se encuentra en estos momentos. Nada".

En ese sentido ha añadido que desde que se declaró la pandemia, pero también desde antes, "por parte de Osakidetza no se están planteando soluciones a los problemas que hay encima de la mesa porque ni siquiera hay ningún tipo de negociación".

También ha denunciado que hasta la fecha, "se están tomando soluciones unilaterales en temas que afectan a los derechos de la plantilla, incluso derechos que ni siquiera se habían recuperado desde la anterior crisis económica".

Por eso, ha remarcado, "decimos que hasta aquí hemos llegado, que faltan recursos humanos y estamos quemados, y de ahí estas movilizaciones". "Hay que hablar de que tenemos que estabilizar la plantilla y de ampliarla para evitar la precariedad y de no seguir perdiendo profesionales que luego hacen falta en situaciones como la actual", ha añadido.

El problema, ha proseguido, es que "ni siquiera se han sentado a hablar de cómo se compensan los excesos de horas realizados desde marzo tras la llegada del covid, de los cambios de horarios y de centros, de la suspensión de vacaciones y los permisos o medidas de conciliación, que deben ser negociados en la mesa sectorial pero es Osakidetza quien decide unilateralmente todo sin comunicarlo siquiera a los sindicatos ni sentarse a negociar".

SIN INTERLOCUCIÓN

Para Esther Saavedra, de ELA, segunda fuerza sindical en Osakidetza, "si la falta de diálogo ya es habitual, en esta pandemia eso ha sido especialmente escaso, porque la nueva consejera no ha dado señales de vida ni ha tenido ningun tipo de contacto ni formal ni informal". A día de hoy, "no sabemos con quien es la interlocución ni sabemos si siguen los cargos directivos, si se renueva la dirección o va a haber un relevo".

Los sindicatos de Osdakidetza no han descartado que tras estas movilizaciones se contemple convocar una huelga. Para Satse, tras el cambio de consejera, "queremos ver qué se transmite a la plantilla y dar un margen a ver qué pasos da la nueva consejera, y darle la oportunidad de que se siente a buscar soluciones pero, evidentemente, de no ser así, intensificaremos las movilizaciones y no descartamos la huelga".

Asímismo ha añadido que "todo va a depender de si existe voluntad desde la otra parte porque, si se ponen soluciones, no hará falta otro tipo de movilización pero ahora mismo están encima de la mesa todas las opciones la falta de cotnacto con los sindicatos es total y el departamento de salud vasco está desaparecido en combate".

De cara al otoño y del inicio de la campaña de vacunación contra la gripe, las responsables sindicales han confiado en que el uso de la mascarilla minimice su efecto pero han alertado de que en Atención Primaria además de las PCR, el seguimiento de los casos y contactos y la carga habitual de trabajo van a tener que acometer la vacunación y la situación se va a agravar".

Para Saavedra, "no estamos ante problemas nuevos sino que ya existían y la pandemia ha venido a agravar todo eso, sobre todo en la atención primaria, donde la situación ya era insostenible el año pasado", a lo que sumar "las carencias en las sustituciones de verano o el cierre de camas o la falta de planificación en la ausencia de facultativos" ha enumerado.

En su opinión, es "más necesario que nunca poner más manos y contratar más personal porque la pandemia lo que ha hecho es que sea todavía más urgente tomar medidas ya que, de cara al otoño, la perspectiva no es mejor porque Atención Primaria va a seguir teniendo que hacer todo su trabajo más la criba, el trabajo con los pacientes habitual o la actividad ordinaria que se suspendió y que estaba programada y sigue aún pendiente".

La responsable de ELA ha denunciado que "a día de hoy, Osakidetza sigue funcionando con los mismos efectivos de siempre, los de antes de la pandemia, porque no ha reforzado nada ni planteado ningún refuerzo y sigue con la misma planificación que si no hubiera virus".

Para leer más