22 de octubre de 2020
19 de septiembre de 2020

Sortu defiende la soberanía como la vía para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y la crisis

Sortu defiende la soberanía como la vía para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y la crisis
El dirigente de Sortu, Arkaitz Rodríguez - EUROPA PRESS - ARCHIVO

Defiende en su conferencia política como retos abordar la pandemia, acabar con "la política penitenciaria de excepción" y fortalecer a Bildu

SAN SEBASTIÁN, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, ha defendido que "lo prioritario" en este momento es hacer frente a las consecuencias de la pandemia y de la crisis económica y eso "pasa inexorablemente por la soberanía". Por otra parte, ha demandado hechos y "no palabras políticas" para acabar con la "política penitenciaria de excepción".

Rodríguez ha realizado esta reflexión en la clausura de la IV Conferencia política celebrada por Sortu en San Sebastián bajo el lema 'Zer egin?' (¿Qué hacer?).

En esta conferencia telemática han participado 450 militantes de Sortu y las bases han debatido el plan político para este curso, teniendo en cuenta que la actual situación exige "respuestas y soluciones nuevas". Sortu ha destacado que esta conferencia ha servido para establecer un rumbo para los próximos meses y "seguir influyendo desde el independentismo". Además, se ha acordado retomar el proceso congresual que se encontraba paralizado por el coronavirus.

La clausura de la Conferencia ha corrido a cargo del secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, quien en su discurso, ha aludido a los momentos "duros" que se viven por la pandemia del coronavirus y la crisis económica posterior y ha indicado que hay que "levantarse" pero "no para continuar con las mismas políticas y el mismo rumbo" porque ya se sabe "a que situación han llevado" en ámbitos como la sanidad o la educación.

En este sentido, ha denunciado que no se hayan articulado recursos suficientes para una "vuelta a la aulas segura" o la falta de plantillas y su "precariedad" en otros ámbitos como el de la Sanidad. También ha calificado de "inaceptable" lo que ha sucedido en las residencias.

Tras mostrar su reconocimiento a los que "han luchado en la primera línea contra la pandemia", ha afirmado que no se necesita una "reconstrucción de la normalidad neoliberal, sino "una transformación en profundidad de la misma, una nueva dirección".

"Necesitamos una nueva civilización que ponga la vida y su cuidado en el centro, porque está visto que cuando manda lógica del capital y de las ganancias privadas, cuando se privatiza y precariza, y cuando las instituciones eluden su responsabilidad de cuidarla, la vida retrocede, cuando no desaparece", ha añadido.

En este sentido, ha asegurado que hace falta "reforzar los servicios públicos" y la intervención de la administración pública en lo económico, además de "establecer una moratoria inmediata sobre infraestructuras dudosas como el TAV, para destinar esa fortuna que
se están despilfarrando a inversiones económicamente y socialmente rentables".

También considera precisa una "reforma fiscal de fondo" que posibilite una fiscalidad "realmente progresiva y justa, que posibilite que los que más tienen paguen más de una vez". Junto a ello, ha demandado un marco vasco de relaciones laborales y un estatuto de los trabajadores vascos.

SOBERANÍA

Además, ha afirmado que se necesita soberanía, "una soberanía plena y una república al servicio de las mayoría sociales". Tras indicar que "lo prioritario" en este momento es hacer frente a las consecuencias de la pandemia y la crisis, ha asegurado que eso "pasa inexorablemente por la soberanía", que no es "una mera cuestión de identidades, no es una cuestión de banderas".

Arkaitz Rodríguez ha asegurado que la soberanía está ligada a que las pensiones, las condiciones de trabajo o el modelo educativo "pueda ser decidido por nosotras mismas y, por tanto, dignificación de las condiciones de trabajo y de vida". También está ligada a las diferentes transiciones que necesita el país, como "la transición digital, la feminista, la ecologista; a la construcción de una verdadera democracia en Euskal Herria; a la plena normalización del euskera y de la cultura vasca".

Tras insistir en que "la soberanía está ligada a la democracia, a la justicia, a la libertad y al bienestar", ha afirmado que son cuatro los principales retos de este año político: el primero de ellos, el de hacer frente a la pandemia y ha asegurado que, aunque "la situación no es todavía tan mala" como la de marzo o abril, las cifras de contagios y fallecimientos actuales "no son aceptables, de ninguna manera".

Esta situación exige, a su juicio, "la responsabilidad de todos" y ha afirmado que no van a aceptar que "se ponga toda la responsabilidad de la situación sanitaria sobre las espaldas de la gente". También ha considerado "inaceptable criminalizar a determinados colectivos, como jóvenes o temporeros.

"Si la responsabilidad del empeoramiento de la situación es de alguien, es de una administración que durante décadas no ha hecho a tiempo las inversiones necesarias, con lo que ha debilitado los servicios públicos en vez de fortalecerlos, por medio de unas políticas neoliberales", ha añadido.

Rodríguez ha afirmado que corresponde "a los de abajo actuar con una responsabilidad que carece la clase política" porque "los de arriba no harán nada" cuando, a su juicio, son ellos los que "deben pagar esta crisis" porque "son, en gran medida, los responsables de esta situación, en tanto en cuanto nos han dejado sin desprotegidas ante la pandemia al impulsar sus políticas neoliberales y privatizadoras".

Un segundo reto es hacer frente a la pandemia "social y política" y, para ello, ha indicado que los miembros de Sortu "estarán en primera línea en la respuesta a las consecuencias de la crisis.

Un tercer reto es el de acabar con la "legislación excepcional" para que "presos, exiliados y deportados políticas puedan emprender su
regreso a casa".

Rodríguez, que ha indicado que espera que Igor González "sea la última víctima mortal de este conflicto y de esta política penitenciaria de excepción", ha afirmado que "no se puede hablar de convivencia ni de paz mientras los presos políticos vascos sigan en la cárcel; menos aún mientras sigan muriendo tanto presos políticos vascos en las cárceles y como sus familiares en las carreteras". "La sociedad vasca no quiere palabras bonitas, quiere hechos, y los quiere ahora", ha asegurado.

Junto a estos retos, ha destacado el de fortalecer EH Bildu, que en junio celebrará su congreso y que, en su opinión, es la "única fuerza política que tiene fuerza, talento y ambición para responder a los retos generacionales y estratégicos".

"El objetivo, por tanto, es claro: fortalecer EH Bildu y prepararlo para que los próximos años para se haga con el gobierno de las principales instituciones de este país. Los miembros de Sortu vamos a hacer una aportación fundamental en esa dirección", ha concluido.