25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 7 de abril de 2014

    Urkullu pide sacar la RGI del debate "oportunista"

    Asegura que las ayudas sociales "no contribuyen a desincentivar el acceso al empleo", sino que "han tenido el efecto contrario"

    Urkullu pide sacar la RGI del debate "oportunista"
    EUROPA PRESS

       BILBAO, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -    

       El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha puesto en valor la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y ha pedido compromiso para sacar a esta "herramienta social" del debate "cortoplacista y oportunista" porque estas ayudas son "una inversión social necesaria".

       En el marco de los encuentros para el análisis y debate "Elkargune" que organiza el Departamento de Empleo y Políticas Sociales, el lehendakari ha inaugurado este lunes una jornada conmemorativa del 25 aniversario del establecimiento de políticas de garantías de ingresos en Euskadi.

       En este acto, celebrado en el Auditorio de la Universidad de Deusto en Bilbao, han estado también presentes el exlehendakari José Antonio Ardanza y el viceconsejero de Empleo, Ricardo Barkala.

       En su intervención, Urkullu ha señalado que la política que durante 25 años se ha desarrollado en torno a lo que se conoce como Renta de Garantía de Ingresos es "un patrimonio social, un patrimonio colectivo que pertenece a toda la sociedad vasca". "No lo es de ningún partido, ni de ninguna institución, porque todos hemos participado y contribuido a su desarrollo y gestión", ha remarcado.

       Según ha destacado, la RGI es "un bien social y un bien común, ejemplo que dignifica la acción política y sostén de la cohesión social en Euskadi", ya que es "la red efectiva que impide que miles de familias y personas caigan en la pobreza", así como "una seña de identidad que nos diferencia del resto de comunidades". "Es el hecho social diferencial de Euskadi", ha subrayado.

       Tras hacer referencia al contexto social en el que se aprobó el plan de lucha contra la pobreza hace 25 años, cuando Euskadi se encontraba en "grave crisis industrial, con la caída de la industria siderúrgica y de la construcción naval y la afección general a todos los sectores industriales tradicionales del país", ha destacado que las instituciones públicas adoptaron entonces una doble decisión audaz e innovadora, la política de las dos manos".

      "Con una mano pusieron en marcha una decidida política industrial para recuperar la actividad que se podía salvar y para favorecer el nacimiento de nuevos sectores económicos", ha explicado, para añadir que "con la otra mano aprobaron y dotaron el plan integral de lucha contra la pobreza, para atender con cercanía a las personas y familias más necesitadas".

       Urkullu ha destacado que fue "una acción política activada con las dos manos: la industria y la protección social, la cabeza y el corazón, las cañas y los peces".

       El lehendakari ha hecho balance de los 25 años transcurridos para destacar que Euskadi "tiene unas cotas de paro y una tasa de pobreza también por debajo de la media del Estado". A su juicio, "la política de las dos manos ha sido efectiva y ha dado resultado", y se ha puesto de manifiesto que Euskadi es "una comunidad con capacidad e iniciativa industrial y también una comunidad solidaria".

       Tras asegurar que las prestaciones y ayudas sociales "no contribuyen a desincentivar el acceso al empleo, sino que han tenido el efecto contrario", ya que "tanto la tasa de igualdad como la de ocupación han mejorado en Euskadi", ha insistido en que "tanto la igualdad como el desempleo son hoy menores que en nuestro entorno".

       "Todo comenzó con el plan de lucha contra la pobreza hace 25 años, hoy la denominación es Renta de Garantía de Ingresos, RGI, pero el espíritu es el mismo y lo importante es que la protección social está garantizada y forma parte de nuestro ADN público", ha señalado.

       A su entender, "hoy el reto es reforzar la legitimidad de esta inversión pública y colectiva ante la sociedad, una legitimidad que no está garantizada por la acción de dos fuerzas opuestas que se retroalimentan: quienes le restan su valor y eficiencia denunciando permanentemente su insuficiencia y quienes critican el gasto en determinados colectivos, sobre todo personas inmigrantes o en riesgo de exclusión".

       Por ello, ha dicho, "hoy es un día para poner en valor la RGI, para comprometernos con esta herramienta social y sacarla del debate cortoplacista y oportunista" porque estas ayudas son "una inversión social necesaria".

    "UMBRALES DE LA POBREZA"

       Urkullu ha destacado que la RGI es una inversión que "está consiguiendo mantener a miles de familias fuera de los umbrales de la pobreza y ofreciendo unos recursos que permiten garantizar unas condiciones de vida suficientes". "Está propiciando un nivel de cohesión social muy por encima de nuestro entorno y están haciendo creíble el estado de bienestar en Euskadi", ha remarcado.

       El lehendakari ha dicho que, en la actualidad, "vivimos un tiempo de consensos necesarios" y ha recordado que "hace poco menos de un año, el Gobierno vasco propuso cinco grandes consensos de país al conjunto de los grupos parlamentarios".

       "Hemos sido capaces de consensuar la estabilidad institucional. Hemos acordado, con un amplio consenso, una reforma fiscal y un plan conjunto de lucha contra el fraude. Hemos aprobado también un programa marco por el empleo y la reactivación económica y ahora afrontamos el reto de consensuar las políticas sociales y las políticas públicas con una visión de medio y largo plazo", ha manifestado.

       Urkullu ha mostrado su confianza en que "lo vamos a conseguir" y ha dicho tener la seguridad de que "esta mirada a la acción social compartida durante 25 años nos va a ayudar a superar este reto".

    RGI

       En 2013, la RGI cerró con un saldo de 62.712 personas perceptoras y un desembolso anual de 359,33 millones de euros, lo que equivale a un gasto mensual de 29,9 millones de euros, aproximadamente, según datos del Departamento de Empleo y Políticas sociales.

       El número de personas autóctonas que perciben la RGI, unas 45.000, es aproximadamente 2,5 veces mayor que las extranjeras (71,9% frente al 28,1%). En esos mismos niveles se mueve la población no pensionista respecto de la pensionista (71,8% frente al 28,2%).

       Por otro lado, en 2013 se abonaron 76 millones de euros a 25.894 personas perceptoras de la Prestación Complementaria de Vivienda, una ayuda de un máximo de 250 euros articulada como un complemento de la RGI para la cobertura de los gastos de alquiler de una vivienda o alojamiento habitual.

    Para leer más