22 de noviembre de 2019
  • Jueves, 21 de Noviembre
  • 9 de julio de 2008

    (Ampl.) Castilla y León, Galicia y Extremadura, CCAA más vulnerables a incendios forestales, según WWF/Adena

    MADRID/MÉRIDA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Castilla y León, Galicia, Extremadura, Comunidad Valenciana y Canarias, por este orden, son las comunidades autónomas con mayor riesgo de sufrir incendios forestales graves durante 2008, según el 'Inciendiómetro 2008', presentado hoy por la organización ecologista WWF/Adena.

    El informe revela que una de las principales causas del problema es la falta de planes de gestión sobre la superficie forestal en España, ya que sólo el 12,5 por ciento cuenta con programas en ese sentido, a pesar de que ésta exigencia está contemplada en la Ley de Montes. Además, critica la ordenación del territorio, el abandono de los terrenos rurales, o la construcción en los montes.

    El director ejecutivo de WWF/Adena, Juan Carlos del Olmo, explicó que el 'Inciendiómetro 2008', es un documento que analiza 20 variables sobre los avances relativos de las comunidades autónomas en materia de lucha, prevención y planificación contra los fuegos.

    "En muchas comunidades autónomas se están haciendo las cosas muy mal", dijo Del Olmo, que reclamó un aumento de la eficacia, además de en la extinción, en los medios de planificación y prevención. Así, señaló que "la ordenación territorial la hacen los alcaldes".

    LAS MEJORES, MADRID Y LA RIOJA.

    Por el contrario, las comunidades autónomas que salen mejor paradas son Madrid, La Rioja, Baleares y Murcia. En ese sentido, el responsable del Programa de Bosques de la asociación ecologista, Félix Romero, indicó que en la región murciana más del 24 por ciento de la superficie forestal tiene planes de gestión, lo que permite que, a pesar de sus condiciones climatológicas, el riesgo de sufrir episodios graves de incendios sea de los más bajos de España.

    Asimismo, Romero recordó que sólo en cinco comunidades autónomas se quema el 70 por ciento de la superficie forestal y advirtió de que "lo que pasó en los últimos años, puede volver a pasar", en referencia a los grandes incendios que se produjeron en 2007 en Canarias, en 2006 en Galicia y Castilla La Mancha, y en 2005 en Andalucía.

    Ante esta situación WWF/Adena propone el incremento de, "al menos", hasta el 40 por ciento de la superficie forestal sujeta a planes de gestión en 2010 y la solicitud de la certificación del terreno bajo el sistema FSC para 2012. También exige una mayor apuesta con "dinero encima de la mesa" por parte de los gobiernos autonómicos y de la Administración Central, la cual, "no debe escudarse" en que las competencias están transferidas sino "incentivar" los esfuerzos en esta materia y diseñar planes de gestión integral.

    En su informe, la organización reconoce las mejoras producidas respecto a la década de los '90: reducción en un 8 por ciento de superficie total quemada; descenso de la vulnerabilidad; crecimiento de la eficacia en tareas de extinción y aumento de presión judicial. Así, señala que desde el año 2000 se han multiplicado por dos el número de detenidos a pesar de que "todavía" hay un alto grado de impunidad.

    DATOS EXTREMEÑOS.

    En nota de prensa, la organización concretó que en el caso extremeño es "destacable" la tendencia "creciente" a los "grandes" incendios de bosques, tanto respecto al número de siniestros que se registran, como en relación a la superficie que resulta quemada.

    Asimismo, alertó que los niveles de gestión forestal en esta región se hayan "por debajo" de la media nacional y criticó la "escasa" inversión que la autonomía concede a la limpieza de los montes, "con menos de 14,00 euros por hectárea al año".

    Según el estudio de la organización, las pérdidas por hectárea forestal quemada alcanzan los "5.500 euros", sin contabilizar los gastos generados por las tareas de prevención y extinción.