15 de julio de 2019
  • Domingo, 14 de Julio
  • 19 de enero de 2010

    Asociación Cultural Placentina Pedro de Trejo'apoya la reivindicación de Guadalupe como enclave eclesiástico extremeño

    PLASENCIA (CÁCERES), 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación Cultural Placentina 'Pedro de Trejo' (ACP Pedro de Trejo) realizará el próximo jueves, día 21, la presentación a la sociedad cívica placentina de la asociación Guadalupex, y muestra su apoyo a la reivindicación de esta asociación de que el Monasterio y Puebla de Guadalupe pase a la jurisdicción de la provincia eclesiástica extremeña.

    El presidente de la ACP, Francisco Valverde, destacó a Europa Press que aunque "históricamente" Guadalupe perteneció "al curato de Alía" y por tanto "a la diócesis de Toledo" según la crónica de Fray Diego de Écija, la posición de la Virgen de Guadalupe como patrona de Extremadura "cuya declaración se produjo en 1907" hace que sea "recomendable" la adscripción a la provincia eclesiástica extremeña.

    Por ello, la ACP 'Pedro de Trejo', que tiene entre sus fines "la defensa del patrimonio histórico y cultural del norte de Extremadura", considera que "es parte del patrimonio (de la región) la devoción a la Virgen Morena" por ser "parte de la identidad de los extremeños".

    Francisco Valverde recordó que hace "30 años" ya hubo "conversaciones muy avanzadas" para la retribución a Extremadura "de Guadalupe" pero que estas conversaciones "finalmente no se llevaron a efecto".

    De la misma manera, el presidente de la ACP 'Pedro de Trejo' mostró que fue "una reivindicación histórica de los obispos placentinos", desde "Pedro Casas y Souto" (Obispo placentino desde el 23 de febrero de 1876 al 25 de julio de 1906) hasta "los últimos ocupantes del Palacio Episcopal".

    Asimismo, recordó que la imagen de "Guadalupe, no sólo de la Virgen, sino del Monasterio, la Basílica y la Puebla fueron uno "de los símbolos de nacimiento autonómicos" que permitieron "la unión y consolidación de la identidad extremeña" durante la transición.

    "Está en el recuerdo de muchos los días de Extremadura celebrados en Guadalupe" en esos primeros años de la democracia. De esta manera "no se trata de una cuestión meramente religiosa o eclesiástica" para Francisco Valverde "sino que es una cuestión de identidad".

    Sobre las declaraciones realizadas recientemente sobre Guadalupe desde el Arzobispado de Toledo, el presidente de la ACP 'Pedro de Trejo' no quiso hacer valoraciones todavía "al no conocerlas en profundidad" y trasladó al miércoles o el jueves, durante la mesa redonda, la valoración de la asociación "sobre dichas declaraciones".

    HISTORIA

    El Monasterio de Guadalupe fue fundado bajo el amparo de la orden Jerónima en 1389, aunque crónicas del siglo XV, la ya citada de Fray Diego de Écija, esclarece que antes hubo dos iglesias o ermitas en la misma ubicación..

    El Rey Alfonso XI de Castilla hacia el año 1330 cuando visita por primera vez Guadalupe ordena ampliar la iglesia y edificar hospitales y albergues para peregrinos, para este fin le dio beneficios económicos. En el 1336 se culmina la construcción de la iglesia de estilo mudejar.

    En esos años fue Toribio Fernández de Mena, procurador del cardenal Pedro Gómez Barroso, el titular del beneficio del santuario y encargado de cumplir el mandato real mandato. Es también en esos primeros años cuando el santuario de Guadalupe se adscribe al curato de Alía, en el arzobispado de Toledo. Un arzobispado que cuenta con tres arciprestazgos en la Comunidad Autónoma de Extremadura: Guadalupe (Cáceres), Herrera del Duque y Puebla de Alcocer (Badajoz).

    Alfonso XI regresa a Guadalupe tras la victoria del Salado (1340) ofreciendo "trofeos" arrebatados a los musulmanes, este monarca sigue ejerciendo la labor de promotor del Monasterio y Basílica de Guadalupe y en 1348 libera a la villa de Guadalupe del realengo, poniéndola bajo la administración eclesiástica del prior del Monasterio.

    Guadalupe, gracias a la condición de Monasterio Real, fue un centro importante de peregrinaje en el medioevo.. Casi todos los monarcas de la Casa Trastámara realizaron visitas periódicas a Guadalupe. Por ejemplo los Reyes Católicos recibieron en este monasterio en 1486 a Cristóbal Colón, y le entregaron el decreto por el que le permitían comenzar la exploración de las "Indias". El Almirante a su vuelta en 1493 visitó el santuario de Guadalupe para agradecer su protección a la Virgen de Guadalupe.

    Por este hecho, la Virgen de Guadalupe es también considerada patrona de las Américas, siendo múltiples las advocaciones de la Virgen de Guadalupe que se encuentran en diferentes lugares de Suramérica, siendo una de las advocaciones más populares de la Virgen por ejemplo en Mejico.

    Otro ilustre peregrino de la época que viajó a Guadalupe a agradecer a la Virgen su protección fue Miguel de Cervantes, tras participar en la batalla de Lepanto.

    Los reyes de la Casa de Austria también fueron visitantes asiduos del santuario. Sin embargo la Casa de Borbón no fue tan devota de la Virgen morena, ya que hasta 1928, no peregrina el primer Rey de esta casa hasta Guadalupe, siendo Alfonso XIII quine acudió al Monasterio con motivo de la coronación canónica de la imagen de la Virgen como Reina de las Españas.

    Durante la coronación ya regentaban el monasterio los monjes franciscanos, tras la retirada de la orden Jerónima en 1835 y la asunción en 1908 del monasterio por parte de la Orden Franciscana, en ese intervalo de tiempo el monasterio dependió de diferentes párrocos.

    Un año antes de que los franciscanos comenzaran su regencia del monasterio, en 1907, se declaró a la Virgen de Guadalupe patrona de Extremadura con la peregrinación de miles de extremeños a la puebla para acudir a ese acto.

    La historia moderna del monasterio de Guadalupe está jalonada por diferentes fechas, como es el nombramiento de basílica en 1955, la visita del Sumo Pontífice Juan Pablo II en 1982.