30 de mayo de 2020
31 de marzo de 2020

El autobús urbano de Cáceres será gratuito durante el estado de alarma por seguridad para los conductores

El autobús urbano de Cáceres será gratuito durante el estado de alarma por seguridad para los conductores
El transporte urbano de Cáceres concluye su servicio a las 21,00 horas los días de Nochebuena y Nochevieja - EUROPA PRESS - ARCHIVO

CÁCERES, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El servicio de autobús urbano de Cáceres, que presta la empresa concesionaria Subus, será gratuito desde este miércoles 1 de abril y mientras dure el estado de alarma. El objetivo garantizar la distancia de seguridad entre los usuarios y los conductores para preservar la seguridad de estos con el fin de evitar contagios por el coronavirus.

El acceso a los vehículos se hará por la puerta de atrás y el coste del servicio lo asumirá el Ayuntamiento cacereño, según ha anunciado este martes el alcalde Luis Salaya, que ha indicado que ante la imposibilidad de instalar mamparas de separación entre los conductores y los viajeros, tal y como ha solicitado el comité de empresa de Subus, se ha tomado la decisión de ofrecer el servicio de forma gratuita para evitar contactos a la hora de pagar el billete.

Salaya ha manifestado en la rueda de prensa online que ofrece cada día para dar cuenta de las novedades de la crisis sanitaria, que la instalación de estas mamparas de protección "es una vieja reivindicación" que va más allá de la situación actual provocada por el Covid-19, pero que ahora toma más relevancia debido a la posibilidad de contagio de la enfermedad.

Ha insistido en que el ayuntamiento no es el que debe proceder a la instalación de esta medida de seguridad, sino la empresa concesionaria que ha reconocido que, ante la situación actual, "es muy difícil" el abastecimiento de este tipo de material que está muy solicitado.

"Intentamos solucionar las cosas y estamos muy preocupados desde el primer momento por la seguridad de los trabajadores", ha incidido el regidor en su comparecencia, en la que ha recordado que la semana pasada ya se entregaron mascarillas a los trabajadores y se adoptaron otras medidas de seguridad.

Por eso, para preservar al máximo la salud de los conductores se ha decidido los viajeros embarquen por la puerta de atrás y como de esta forma no hay manera de garantizar el pago, se ha optado por la gratuidad del servicio. "Es un mal menor y, durante este tiempo, el ayuntamiento asumirá el coste", ha dicho el alcalde, que ha insistido en que "no se podrá usar la puerta delantera de los autobuses para nada".

Salaya ha recordado que, a lo largo de esta crisis sanitaria, se han ido adoptando medidas preventivas en el servicio de transporte público como reducir el aforo de viajeros al 30% de la capacidad del bus, tal y como apuntó el Ministerio de Sanidad, así como dotar de guantes y mascarillas a los trabajadores.

Para leer más