20 de agosto de 2019
13 de mayo de 2014

La CHT invertirá 721.080 euros en conservación y adecuación de cauces y riberas en la provincia de Cáceres

CÁCERES, 13 May. (EUROPA PRESS) -

   La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente invertirá 721.080 euros en la conservación y adecuación de cauces y riberas de la citada cuenca en la provincia de Cáceres en el período 2014-2015.

   Con carácter general, la CHT va a invertir un presupuesto de casi cinco millones de euros en la conservación y adecuación de cauces y riberas en cuatro comunidades autónomas de la cuenca del Tajo en el periodo 2014-2015.

   La mayor inversión prevista va ser en Castilla-La Mancha, donde se ejecutará un presupuesto de 2.343.431 euros en las tres provincias con territorio en la cuenca del Tajo. En Guadalajara se invertirán 947.411 euros; en Toledo 931.539; y en Cuenca 464.480 euros.

   En la comunidad autónoma de Castilla y León se va a invertir un presupuesto de unos 900.000 euros, de los cuales, 462.187 serán en Salamanca y 464.480 euros en Ávila.

   Por su parte, en la Comunidad de Madrid se realizará una inversión en conservación y adecuación de cauces de 923.708 euros, mientras que en Extremadura, en la provincia de Cáceres, la inversión será de 721.080 euros.

   Así lo ha indicado la Confederación Hidrográfica del Tajo este martes en una nota de prensa, en la que ha informado de que con este "importante esfuerzo" quiere contribuir al mantenimiento de cauces, la restauración de ríos y la protección del medio ambiente en todo el territorio de la cuenca del Tajo.

   Los trabajos, dirigidos por la Comisaría de Aguas de la CHT, consisten "fundamentalmente" en la limpieza y recogida de residuos en cauces y márgenes; eliminación de vegetación, leñas muertas y residuos vegetales que obstruyen y pueden comprometer la capacidad hidráulica; y trabajos de mejora silvícola y ambiental de la vegetación de ribera.

   También consisten en la eliminación de sedimentos en zonas de acumulación excesiva; recuperación de la morfología del cauce considerada natural; obras blandas de defensa de márgenes; mejora de los hábitats piscícolas; y eliminación de estructuras transversales obsoletas.