21 de mayo de 2019
  • Lunes, 20 de Mayo
  • 28 de febrero de 2008

    9-M.- Ciudadanos en Blanco pide un "voto de castigo" para recordar a los políticos el descontento de la sociedad

    Esta agrupación se compromete a no ocupar los escaños que puedan obtener en las elecciones del 9-M

    PLASENCIA (CÁCERES), 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El partido 'Ciudadanos en Blanco' se presenta a las próximas elecciones generales del 9 de marzo como un colectivo de ciudadanos, reconvertido en partido político, que pretende fomentar el voto en blanco al considerar que es necesario "un voto de castigo" para llamar la atención de los políticos que ostentan el poder por "el descontento generalizado", que según dicen, existe entre los ciudadanos.

    En declaraciones a Europa Press Televisión, uno de los candidatos por Cáceres, Jesús María Izquierdo, explicó que la agrupación que representa surgió hace cuatro años en Mallorca entre un colectivo de personas "que pensaron que el voto en blanco no se puede canalizar" con la ley electoral vigente, por lo que actualmente "se desecha".

    Por ello, decidieron constituirse como partido para, de este modo, intentar que "el voto en blanco sea útil" ya que si las urnas se decantasen a su favor, estos candidatos se comprometen a "dejar vacíos" los escaños obtenidos.

    En cuanto al programa con el que se presentan a las elecciones generales, Izquierdo subrayó que su agrupación incluye una única propuesta. "Como único punto, el programa pretende que el voto en blanco sea computable", según observó.

    La otra candidata de Ciudadanos en Blanco, Elena García, que trabaja como profesora universitaria, apuntó algunas de las motivaciones que mueven a este colectivo, denominado por sus componentes como "el partido, no partido".

    "Hay gente dentro de la agrupación que está en desacuerdo con el sistema democrático existente por el tema de las listas cerradas, porque no se puede controlar la acción de los políticos, y por la estructura piramidal de los partidos", señaló la portavoz de esta agrupación que obtuvo 40.000 votos en los pasados comicios generales.

    Además, enumeró otras motivaciones relacionadas con la "desatención" de problemas sociales, que en su opinión existen en la sociedad, "como el paro, la inmigración, la pobreza, las hipotecas o la justicia", sin que los políticos hagan "nada para resolverlos".

    Para concluir, expuso que intentan convencer a los votantes transmitiéndoles la importancia de tratar de "canalizar los votos en blanco, las abstenciones y el voto de quien se decide por el menos malo" en un "voto protesta", para que de este modo "quede recogido en el Parlamento mediante el escaño vacío", que según apostilló sería "la señal de protesta".