23 de agosto de 2019
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 27 de julio de 2009

    Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura pide que se autorice el uso excepcional del malatión en la campaña del arroz

    Asegura que los arroceros no cuentan con ningún fitosanitario autorizado con eficacia similar contra las plagas y enfermedades

    MÉRIDA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura reiteró hoy que se autorice el uso del malatión "de forma excepcional" en la presente campaña del arroz, toda vez que este producto fitosanitario no está autorizado desde este año para proteger al cultivo del arroz contra plagas y enfermedades.

    Así, en previsión de que se llegara a esta situación, Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura explicó que lleva trabajando desde hace más de dos años "para paliar el serio problema en que se ve ahora el cultivo del arroz ante la falta de materias activas autorizadas para el control de plagas y enfermedades", entre ellas el malatión, hasta que la Comisión Nacional de Evaluación de Productos Fitosanitarios desestimó en su reunión del pasado miércoles, 22 de julio, la petición de uso excepcional de este producto.

    La consecuencia de esta decisión es que los cultivadores de arroz "no cuentan actualmente con ningún producto autorizado para controlar el pulgón", sin que exista además "ninguna sustancia activa suficientemente eficaz para controlar la pudenta", explica esta organización en nota de prensa.

    Y es que, según explica, sólo se dispone de una materia activa que puede actuar sobre la pudenta que ataca el cultivo del arroz, pero su eficacia para controlar las plagas "es mucho menor que la del malatión, que se utilizaba hasta ahora en las campañas oficiales de tratamiento por ser precisamente el producto más eficaz".

    De este modo, señala que al desaparecer el malatión "desaparece también la única opción para controlar de manera efectiva las plagas del cultivo del arroz en España", lo que, alertó, "puede derivar además en que surjan con fuerza otras plagas secundarias como el pulgón, que además no disponen de ningún producto autorizado para su tratamiento".

    PROCESO DE SUSTITUCIÓN PROGRESIVO

    Ante esta situación, Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura consideró que la legislación "debería permitir un proceso progresivo de sustitución", que introdujera "de manera rápida y controlada" la incorporación de nuevas sustancias que permitiese a los agricultores elegir los productos más efectivos y eliminar aquellas sustancias solo cuando existan alternativas viables y eficientes.

    Así, se insta a la Administración a analizar el impacto que la legislación referente a fitosanitarios en la viabilidad de la agricultura europea y, por tanto, en el actual suministro alimentario.

    En este sentido, la organización considera necesarios "procesos de autorización que agilicen la aprobación y desarrollo de nuevas sustancias activas, de forma que aun controlando adecuadamente su impacto en la salud y en el medio ambiente, permita sustituir al sistema actual donde los procesos son largos, lentos y costosos".

    Finalmente, Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura mostró su apuesta por "avanzar hacia una agricultura sostenible", si bien consideró necesario que "los cambios se puedan ir realizando sin mermar la capacidad competitiva de las producciones, debido principalmente a la perdida de competitividad de los agricultores europeos en los mercados como consecuencia de la pérdida de materias activas".