7 de marzo de 2021
28 de diciembre de 2014

Arranca la declaración de Bien Cultural de la Plaza de Toros de Mérida

MÉRIDA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Consejería de Educación y Cultura, a propuesta de la directora general de Patrimonio Cultural, han incoado el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural a favor de la Plaza de Toros del Cerro de San Albín de Mérida, en la categoría de Monumento.

   En una resolución de la consejera del Cultura, Trinidad Nogales, se indica que la citada plaza es un "edificio relevante cuyos valores justifican la incoación, pues es una obra arquitectónica singular, fruto del esfuerzo de la sociedad emeritense en un momento crucial en la historia reciente de la ciudad".

   Asimismo, hace referencia a su diseño por parte de Ventura Vaca, quien fuera arquitecto municipal de Badajoz, a quien define como "uno de los arquitectos más prolíficos y reputados de Extremadura de fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX".

   Dicha resolución, con la que se incoa el expediente y asimismo se anuncia la notificación al propio ayuntamiento emeritense como al Registro General de Bienes de Interés Cultural del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, para la anotación preventiva, ha sido publicada en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), junto a un extracto de la memoria técnica elaborada para justificar su declaración como Bien de Interés Cultural.

   El expediente también otorga la figura de protección del citado bien a la zona periférica que rodea al inmueble, en referencia al "espacio construido o no, que da apoyo ambiental al bien y cuya alteración pudiera afectar a su valores, a la contemplación o estudio del mismo".

LOS TOROS Y MÉRIDA

   Junto a la resolución de la consejera se ha publicado un anexo en la que se relata los inicios de los festejos taurinos en Mérida, que comienzan en 1460 con las capeas organizadas por cofradías como la de San Gregorio Ostiense.

   Asimismo, se hace eco de los espectáculos organizados en los siglos XVI y XVII en la Plaza Mayor de la ciudad hasta 1789, así como a las novilladas y otros festejos taurinos organizados al menos desde 1777 en las cáveas superiores del Teatro Romano, entonces aún bajo tierra, conocidas como 'Las siete sillas'.

   Los trabajos de construcción de la Plaza de Toros del Cerro de San Albín comenzaron en 1902, el mismo año que se constituyó la Sociedad Taurina Extremeña, si bien no se inauguró hasta el 5 de julio de 1914.

   La plaza emeritense está catalogada dentro del modelo monumental, cuyo conjunto externo responde a referencias estéticas del mundo árabe (neomudejarismo o alhambrismo). Tiene su modelo último en la desaparecida plaza de la Carretera de Aragón (Madrid), si bien se considera "muy semejante" tipológicamente a las plazas del Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera y, especialmente, a la Malagueta, de Málaga.

Para leer más