23 de enero de 2020
  • Miércoles, 22 de Enero
  • 27 de noviembre de 2014

    Detenidos dos hombres y una mujer en Badajoz por hacer compras ficticias con datos bancarios de otras personas

    BADAJOZ, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Dos hombres y una mujer, de entre 37 y 49 años han sido detenidos por la Policía Nacional como presuntos autores de varios delitos de estafa y descubrimiento y revelación de secretos, al realizar supuestamente compras en una empresa ficticia, a través de un TPV virtual, con los datos bancarios de otras personas.

    La investigación comenzó en el mes de julio de este año, a raíz de una denuncia interpuesta en Madrid, en la que una mujer manifestaba haber sufrido un cargo "no autorizado" en su cuenta bancaria de 645 euros, por una compra con su tarjeta de crédito que ella no había realizado.

    La víctima exponía, en dicha denuncia, el nombre del establecimiento en el que supuestamente había realizado la compra, con sede en Badajoz, por lo que la información fue puesta en conocimiento de la Brigada de Policía Judicial de esta Comisaría Provincial, quienes se hicieron cargo de la investigación.

    Así, tras las primeras gestiones se consiguió identificar la empresa en la que se realizaban las compras, supuestamente dedicada al sector de la alimentación, y se comprobó que la misma era "ficticia", ya que, a pesar de estar inscrita en el Registro Mercantil de Badajoz, no estaba ubicada en el domicilio social que figuraba en éste, ni ejercía actividad económica alguna, según detalla la Policía Nacional en una nota de prensa.

    En este sentido, se identificaron a las dos personas a cuyo nombre estaba inscrita dicha empresa, así como una tercera implicada en la trama, quienes habían abierto una cuenta bancaria a nombre de dicha sociedad en una determinada entidad con la que, además, habían contratado un terminal TPV virtual para el cobro mediante tarjetas bancarias.

    De esta forma, con la creación de la empresa, la contratación del TPV y la apertura de la cuenta bancaria dónde se ingresaban los cargos "fraudulentos", ya disponían "de todo lo necesario para llevar a cabo la estafa", y sólo faltaba adquirir los datos de las tarjetas bancarias de las que serían sus víctimas.

    'MODUS OPERANDI'

    Asimismo, uno de los tres detenidos, empleado de un establecimiento de hostelería de la localidad de Zafra (Badajoz), era el encargado de captar los datos de las tarjetas con las que los clientes del local pagaban (número, fecha de caducidad y CCV), y los transmitía a los otros dos miembros del grupo.

    Éstos, con los datos que le habían facilitado, realizaban una "supuesta compra" en la empresa ficticia que ellos mismos habían creado, a través de su TPV virtual", y la ingresaban en la cuenta contratada a cargo de las víctimas.

    TPV VIRTUAL

    El servicio TPV virtual consiste en contratar un TPV con una determinada entidad bancaria que funciona a través de llamada telefónica, y la misma le asigna una clave a la empresa con un número de teléfono al que los dependientes deben llamar y aportar la clave, los referidos datos de la tarjeta de pago y el importe a facturar.

    Así, la mayoría de las nueve víctimas localizadas hasta el momento son extranjeras (Francia, Austria, Holanda y Gran Bretaña), "hecho buscado de propósito por los miembros del grupo al objeto de dificultar la investigación".

    La cantidad estafada asciende a más de 13.300 euros, pero la investigación sigue abierta, y "no se descarta" la existencia de más víctimas o detenciones.

    De este modo, los detenidos, tras la instrucción del pertinente atestado han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial, según ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

    CONSEJOS PARA EVITAR LA ESTAFA MEDIANTE 'CARDING'

    Esta estafa llevada a cabo en Badajoz es una de las variedades de 'Carding', consistente en el uso ilegítimo de los datos de tarjetas de crédito que pertenecen a otras personas con el fin de realizar compras o cargos fraudulentos.

    En este sentido, la Policía Nacional ha recomendado, para evitar este tipo de estafas, no perder nunca de vista la tarjeta de crédito, y guardar todos los recibos de las transacciones.

    Además, realizar los pagos de las compras de Internet desde casa, no utilizar una red pública; y limitar la cantidad diaria de gasto o disposición en cajeros.

    También, es aconsejable utilizar tarjetas prepago o monedero para las compras en Internet, esto es, aquéllas que debemos recargar para poder hacer la compra.

    De igual modo, al realizar compras en Internet se debe introducir la página web que se visite en la barra de direcciones, así se evitará que se re-direccione, siempre con la comprobación de que sea "un lugar seguro, es decir, que empiece por https y aparezca un candado abajo a la derecha del monitor".

    Finalmente, no se debe hacer caso a los enlaces que vienen en los correos electrónicos; no enviar nunca información personal ni bancaria por correo electrónico, ya que las empresas "serias" no piden datos confidenciales por e-mail; y revisar "frecuentemente" las cuentas bancarias.

    Para leer más