26 de abril de 2019
  • Jueves, 25 de Abril
  • 21 de junio de 2014

    Detenidos siete miembros de una red dedicada a robar en gasolineras, locales y naves de Mérida y comarca

    Detenidos siete miembros de una red dedicada a robar en gasolineras, locales y naves de Mérida y comarca
    DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

    BADAJOZ, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

       La Guardia Civil ha desmantelado una organización criminal que operaba en Extremadura y que se dedicaba a robar en gasolineras, establecimientos de hostelería y naves agrícolas.

       El desmantelamiento de esta organización se ha realizado en el marco de la 'Operación Pretoriano', en la que han sido detenidas siete personas, de entre 20 y 30 años, vecinos de las localidades de Arroyo de San Serván y Mérida.

       El delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, ha ofrecido los detalles de esta operación en una rueda de prensa en Badajoz, en la que ha señalado que los detenidos se les imputan una treintena de robos perpetrados, en los últimos tres meses, en la comarca de  Tierra de Mérida-Vegas Bajas.

       Según ha explicado López Iglesias, La Guardia Civil investigaba, desde el pasado mes de abril, el incremento de robos en la comarca de Tierra de Mérida-Vegas Bajas, todos ellos perpetrados con el mismo proceder.

       El análisis de los delitos cometidos y la investigación desarrollada llevó al Equipo de Delincuencia Organizada de la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz y al Equipo ROCA de Mérida, a averiguar la presunta implicación de un grupo criminal perfectamente jerarquizado.

       López Iglesias ha explicado que "el cabecilla de la organización cuenta con gran experiencia criminal", al que le constan once requisitorias, algunas de ellas con ingreso en prisión", ha destacado el delegado del Gobierno.

       El grupo estaba perfectamente organizado y se había asentado en la localidad de Arroyo de San Serván, desde donde disponía de gran movilidad por localidades limítrofes a Mérida, donde perpetraban los robos con el mismo modus operandi, informa la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

       Así, este grupo se desplazaba durante la noche a las localidades donde tenían marcados sus objetivos, para lo cual usaban vehículos previamente sustraídos, y una vez en el lugar, y tras ocultar sus rostros con pasamontañas o tubulares, reventaban las puertas de acceso a los inmuebles con palancas, mazas y cizallas, se apoderaban de las maquinas expendedoras de tabaco y recreativas, herramientas, motores, maquinaria agrícola, motocicletas, gasoil, así como de cualquier otro objeto de valor.

       López Iglesias ha señalado que, en ocasiones, y durante su huida, tras ser sorprendidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, "no dudaban en poner en grave riesgo a los demás usuarios de la vía con una conducción temeraria".

    LA OPERACIÓN SIGUE ABIERTA

       Así fue, como en las diferentes localidades de Calamonte, Arroyo de San Serván, Mérida, Valverde de Mérida, Torremejía, Trujillanos y  Lobón, robaron en cuatro gasolineras, en una veintena de establecimientos de hostelería y naves agrícolas, además de catorce vehículos, algunos de ellos sustraídos del interior de naves y establecimientos y, otros, estacionados en la vía pública.

       El delegado del Gobierno ha señalado que con las pruebas incriminatorias suficientes para implicar al grupo, el Equipo de Delincuencia Organizada de la Comandancia de Badajoz, apoyados por una treintena de agentes de diferentes Unidades de la Guardia Civil de Mérida y Badajoz, llevaron a cabo este pasado miércoles el registro en tres domicilios y en una parcela propiedad de los ahora detenidos. Todas ellas ubicadas en Arroyo de San Serván.

       "Los agentes hallaron numerosos efectos sustraídos y otros que están siendo analizados al no acreditarse su legítima procedencia", ha explicado López Iglesias.

       También fue descubierto un depósito de 1.000 litros de gasoil, que se encontraba enterrado en la parcela donde supuestamente almacenaban el combustible sustraído.

       En su intervención, López Iglesias ha felicitado a la Guardia Civil por la "rapidez absoluta" con la que ha actuado. "Los vecinos estaban preocupados por estos robos violentos porque en cualquier momento les podía tocar a ellos", ha dicho.

       "Ahora podemos decir que hemos quitado del medio a una banda criminal que tenía atemorizada a la zona", ha concluido.

       La investigación sigue abierta, ya que se cree que el reconocimiento de los objetos sustraídos por parte de sus legítimos propietarios dará lugar al esclarecimiento e imputación de los detenidos en otros hechos delictivos.

       Las diligencias, junto con los detenidos, son puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción de Mérida.