28 de noviembre de 2020
1 de abril de 2007

El Gobierno central invierte más de dos millones en aumentar la seguridad de los edificios judiciales de Extremadura

MERIDA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Justicia invertirá durante dos años 2.229.280,66 euros en la contratación de servicios de seguridad privada en edificios judiciales de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Este servicio de vigilancia privada externa reforzará el que prestan las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Por ejercicios, durante el presente año 2007, la inversión prevista es de 761.445,91 euros, mientras que para 2008 se destinarán 1.094.213,35 euros y para el periodo correspondiente de 2009 un total de 373.621,40 euros, informó la Delegación del Gobierno en una nota.

Con estas inversiones, Extremadura es una de las comunidades que verá reforzada su seguridad, dentro del plan que aprobó el pasado mes de febrero el Consejo de Ministros para 12 Comunidades Autónomas que habían denunciado falta de seguridad en los edificios judiciales.

Igualmente, estas medidas comenzarán a funcionar en las Comunidades Autónomas de Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Canarias, Murcia, Cataluña, Andalucía, Islas Baleares, Cantabria, La Rioja y Comunidad Valenciana.

El importe global de este contrato es de 18.269.613,51 euros, de los cuales 17.745.513,51 se destinan a vigilancia, mientras que los 524.1000 euros restantes irán a parar al apartado de inversión en sistemas de seguridad pasiva.

El Ministerio de Justicia decidió tomar esta medida a petición de varias comunidades que han sufrido distintos altercados en edificios judiciales, donde la presencia de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado destinados a la vigilancia de los edificios judiciales es "escasa", apuntó la Delegación del Gobierno.

Por ello, y aparte de que está prevista la incorporación de personal de la Guardia Civil, las mismas fuentes indicaron que se ha decidido recurrir a servicios de seguridad privada externa como complemento y refuerzo de la actuación policial.