16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 24 de septiembre de 2009

    IU-Mérida asegura que el ayuntamiento "sigue sin corregir las irregularidades" en contratos del Plan de Empleo Local

    Pide al alcalde que explique por qué algunos trabajadores han visto reducida su salario respecto al que figuraba en su contrato

    MÉRIDA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Izquierda Unida-Mérida aseguró hoy que el equipo de gobierno de la capital extremeña "no ha tomado ninguna medida en torno a las graves irregularidades" que a su juicio se han cometido sobre el personal contratado con motivo de la puesta en marcha del Plan Extraordinario de Empleo Local.

    Para IU-Mérida, esta situación pone de relieve la "falta de argumentos" del equipo de Ángel Calle "a la hora de justificar las ilegalidades cometidas desde la Delegación de Personal", así como la "falta de voluntad" del alcalde "a la hora de hacer respetar los derechos de los trabajadores contratados por el propio ayuntamiento".

    En nota de prensa, esta formación política señala que la respuesta que ofreció el ayuntamiento con motivo cuando IU-Mérida apuntó "posibles irregularidades" en dicho proceso de contratación, "no responde en ningún caso, a las cuestiones esenciales sobre las que se pedía una aclaración".

    Recuerda IU-Mérida que estas "posibles irregularidades" consisten en que una parte del personal contratado por el Ayuntamiento ha visto reducida su retribución con arreglo a la cantidad inicial que figuraba en sus contratos.

    Tras pedir explicaciones, la respuesta que IU obtuvo del equipo de gobierno fue que el importe de las retribuciones percibidas es superior al señalado por la ley, una contestación que "no aclara el motivo por el cuál los trabajadores han visto reducidos sus salarios, ya que la cantidad señalada en un primer momento en los contratos firmados era superior", asegura esta formación.

    Ante esta respuesta del ayuntamiento, IU-Mérida aclara que no ha "cuestionado que el importe de los salarios sean insuficiente con arreglo a la legislación vigente", sino que su denuncia se refería a que el importe a cobrar por los trabajadores "se ha visto disminuido por voluntad del equipo de gobierno, sin que se exponga el motivo, ni se haya comunicado a los trabajadores afectados".

    Así, recuerda IU-Mérida que la legislación laboral establece que "la modificación de las condiciones sustanciales de un contrato, como es el salario, supone previa comunicación a los trabajadores, algo que en este caso no se ha llevado a cabo".

    Por todo esto, IU-Mérida apunta que "la disminución de los salarios de los trabajadores afectados, en algunos casos cercana la 20%, no obedece a un ningún tipo de error en su tramitación", sino que a su juicio es fruto de "una decisión política del equipo de gobierno que no ha tenido otra ocurrencia que fomentar una política de empleo sobre la base de la disminución del poder adquisitivo de los trabajadores que precisamente son contratados debido a su difícil situación económica".

    Ante esta situación, IU-Mérida reclamó al equipo de gobierno del señor Ángel Calle que "aclare cada uno de los extremos de lo sucedido" y que "subsane la situación actual de los trabajadores afectados para que perciban los ingresos señalados en los contratos desde un primer momento".