29 de noviembre de 2020
1 de abril de 2007

Jóvenes con Down e inmigrantes conocen El Quijote gracias a los clubes de fácil lectura de Extremadura

En Zafra se acompañan las lecturas adaptadas con representaciones teatrales, disfraces y murales

MÉRIDA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Club de Fácil Lectura de la localidad pacense de Zafra, uno de los ocho que funcionan distribuidos en la geografía extremeña, llevó a cabo a lo largo de la pasada semana una actividad de aproximación de El Quijote a jóvenes con Síndrome de Down e inmigrantes mediante una edición adaptada del clásico de Cervantes y actividades lúdicas diseñadas para la ocasión.

Así, además de las lecturas coordinadas por un monitor, los participantes en este club llevaron a cabo actividades como la localización de poesías en diversas fuentes de información y documentación --por ejemplo mediante búsquedas en Internet--, que posteriormente memorizaron y recitaron.

Además, se disfrazaron algunas de las usuarias de Dulcinea, realizaron murales y marionetas, e hicieron representaciones de todo lo leído hasta ese momento.

Rocío Bizarro, monitora de este club de fácil lectura destacó a Europa Press el "alto nivel de aprendizaje obtenido por los participantes y su gran motivación", desde que se puso en marcha el pasado mes de diciembre.

Cabe indicar que un club de fácil lectura está formado por un grupo de personas con distintas capacidades lectoras, que leen al mismo tiempo un libro adaptado guiados por un monitor.

NECESIDADES ESPECIALES

Los clubes forman parte del programa 'Extremadura Vive la Fácil Lectura' que está siendo promovido por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura, la Asociación Regional de Universidades Populares de Extremadura (Aupex), la Fundación Ciudadanía, Down Extremadura, Cermi Extremadura, CEAR y otras organizaciones.

En la reunión de seguimiento y evaluación de los clubes de fácil lectura mantenida el jueves pasado en la sede de la Fundación Ciudadanía, las monitoras destacaron el interés de jóvenes con Down e inmigrantes que participan y la multitud variada de actividades de apoyo, que promueven junto a las lecturas por las necesidades especiales que los participantes tienen.

Cada usuario lee también en su casa, pero además una o dos veces por la semana, en día y horas previamente fijados, se reúnen todos para comentar las lecturas avanzadas desde el encuentro anterior.

La forma de trabajo utilizada es muy diferente al resto de clubes de lectura por la dificultad que para la mayoría de sus miembros representa el hecho de leer en casa un libro para luego comentarlo --nivel de lectura muy bajo o inexistente, falta de atención, nivel de comprensión escaso--, motivo por el cual se acompañan las lecturas con todo tipo de actividades de dramatización, realización de marionetas con los personajes, dibujos de las escenas que contiene el libro o juegos.

Hasta el momento son ocho los clubes de fácil Lectura, radicados en los municipios de Zafra, Almendralejo, Cáceres, Mérida y Badajoz, con un total de 133 participantes. No obstante, el éxito alcanzado supondrá que próximamente se abrirán otros clubes de fácil lectura en diferentes municipios de la región.