24 de marzo de 2019
  • Sábado, 23 de Marzo
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 2 de marzo de 2010

    Más del 76 por ciento de los niños extremeños dispone de teléfono móvil, según un informe

    MÉRIDA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El 76,7 por ciento de los niños de esa edad en Extremadura dispone de su propio teléfono móvil, frente al 68,4 por ciento de la media nacional, "que generalmente usa a su antojo y sin control alguno", según el portavoz de Adicciones Digitales, Juan Romero.

    Dichos datos se enmarcan en la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de la Información y Comunicación en los hogares 2009, del Instituto Nacional de Estadística.

    En nota de prensa, Romero apunta así que miles de niños extremeños se van cada noche a la cama con el móvil en la mano. Lo llevan en modo silencio pero en vibrador, de tal forma que no suena pero pueden recibir llamadas en cualquier momento de la noche; lo mismo a los diez minutos de acostarse que cuando están en pleno sueño, en lo más profundo de su descanso. Así, sus padres no se enteran de si reciben una llamada o no.

    Muchas veces pasan toda la noche esperando que algún amiguito o el noviete o novieta de turno les envíen un mensaje o les hagan una llamada perdida. Esto que en principio puede parecer una tontería afecta gravemente a su desarrollo, físico, emocional y educativo.

    Según Juan Romero, portavoz de Adicciones Digitales (www.adiccionesdigitales.es), si hablamos de las notas "parece claro que se van a resentir porque un adolescente que se pase media noche esperando un mensaje o que sea despertado a las cuatro de la madrugada no va a dormir adecuadamente y va a llegar al colegio cansado. Se dormirá en clase y es imposible que se entere de lo que se explica el profesor. El resultado se verá unas semanas después cuando lleguen los suspensos".

    Adicciones Digitales acaba de iniciar por ello una campaña para prevenir estas situaciones y ofrece un catálogo de consejos tanto en su web como en los lugares donde imparte sus charlas. Según Juan Romero, el colectivo pretende evitar un uso inadecuado e indeseado de los teléfonos móviles, por desconocimiento de los chavales o de sus padres. Es decir, "evitar males mayores".

    Adicciones Digitales es una organización que imparte charlas y conferencias en colegios, universidades, centros sociales y empresas de toda España dirigidas a adolescentes y jóvenes, padres, profesores y profesionales en general, para mostrarles cómo hacer un uso saludable de la tecnología. También tiene presencia habitual en los medios de comunicación de Europa, América Latina y Norteamérica.

    Hay que considerar que en Extremadura hay 65.000 niños de entre diez y quince años, de un total de dos millones y medio de chavales de esa edad en toda España. Estos son los que más afectados y perjudicados se pueden ver por estas situaciones.

    OTROS PROBLEMAS

    Los otros dos problemas según Adicciones Digitales son físicos y emocionales. Físico porque no descansan adecuadamente y el cuerpo no hace las funciones que tiene que realizar durante la noche. Y emocional porque están tan pendientes del móvil y de esa llamada perdida que "si no la reciben se siente solos, aislados de su grupo social y empiezan a experimentar ansiedad". Esto se nota luego en su carácter y la forma de actuar durante el día.

    La consecuencia de todo ello es que no habrán dormido lo suficiente y arrastrarán un cansancio crónico. Una situación a la que contribuimos los padres por dejadez, "ya que les dejamos hacer lo que les viene en gana porque no vemos nada malo en que tengan el móvil toda la noche junto a ellos. Ni siquiera pensamos que puedan mandar o recibir mensajes a las tres de la madrugada", indicó.

    Se calcula que sólo el 40 por ciento de los estudiantes españoles de entre 13 y 17 años apaga el móvil durante la noche. Esto no significa que el resto de los niños o jóvenes se pasen todas las noches enviando o recibiendo mensajes de forma regular, aunque muchos sí lo hacen.

    Según un estudio publicado a mediados de 2009 un tercio de los adolescentes que participaron en la investigación, reconoció que se quedaba dormido en el colegio y que dormían dos veces por día de promedio, aunque algunos dijeron que se quedaban dormidos unas ocho veces al día. Esto se debía no solo al uso del móvil durante la noche, sino a la utilización de otra tecnología, como el ordenador, principalmente. El estudio fue publicado en la revista Pediatrics y lo llevo a cabo la Drexel University de Filadelfia.

    "Por eso, los padres debemos tomar las medidas necesarias para controlar el uso de la tecnología durante la noche. Es esencial mantener el ordenador, televisión y móvil fuera del alcance de los adolescentes mientras se supone que están durmiendo", concluyó Romero.