19 de junio de 2019
23 de julio de 2010

Más de 900 especialistas en extinción de incendios se encargan de vigilar los montes extremeños durante el verano

Más de 900 especialistas en extinción de incendios se encargan de vigilar los montes extremeños durante el verano
EP

ALCUÉSCAR (CÁCERES), 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Unos 900 trabajadores especializados componen el efectivo diseñado por el Plan de Lucha contra Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma de Extremadura (Infoex), para mantener vigilados los montes extremeños durante la época de "peligro alto" de incendios, que se prolonga en esta comunidad desde el 1 de junio hasta el 15 de octubre.

Así lo ha indicado a Europa Press Televisión el coordinador regional de este plan, Ricardo Romero, quien ha detallado que este dispositivo se mantiene activo durante todo el año, aunque con menor números de efectivos que durante los meses de verano por ser éste el periodo "de mayor riesgo".

En concreto, el coordinador de Infoex ha precisado que el operativo para "prevenir, detener y extinguir" los incendios forestales cuenta con "850 trabajadores fijos" que durante el invierno limpian los montes y realizan otras acometidas de carácter preventivo, mientras que en los meses de más calor contratan más refuerzos para sofocar los incendios y conatos que se registren.

La administración extremeña pone a disposición de este equipo de profesionales cuatro retenes de tierra, cuarenta torretas de vigilancia, diez helicópteros de extinción, además de un helicóptero de vigilancia y coordinación aérea, que se complementan con los recursos del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino para extinguir incendios, entre los que se encuentran otros dos helicópteros y dos hidroaviones de gran capacidad.

ZONAS DE MAYOR RIESGO

Este operativo contra incendios está dividido "en once zonas de extinción". Según ha destacado Romero, las de mayor riesgo se encuentran en el norte de la región, principalmente en las Hurdes, donde según explicó se registran "incendios peligrosos", además de los montes de Gata, Villuercas y la Vera, al disponer estas áreas de más zona forestal.

Asimismo, ha agregado que en los campos de cereales de la provincia de en Badajoz, el empleo de cosechadoras y otra maquinaria agrícola "siempre provoca algún incendio", por lo que constituye otra zona de riesgo, junto a la Sierra de San Pedro, en esta misma provincia.

Desde primeros de junio se han producido pequeños incendios en Extremadura, que según ha precisado no han afectado a arboleda, a excepción del registrado semanas pasadas en Sierra de San Pedro, donde el fuego ha arrasado una zona de "dehesa de 160 hectáreas". "Todos los días se producen incendios", pero, "de momento, han sido pequeños", ha apostillado.

Por otra parte, el coordinador del plan Infoex ha recomendado a los ciudadanos que divisen un incendio o un conato de incendio que alerten inmediatamente al 112, no intenten apagarlo y para evitar provocarlo, ha recordado que durante la época de alto riesgo no está permitido encender fuegos en el campo.

PROFESIONALIDAD Y COMPAÑERISMO

Uno de los retenes que velan por la seguridad e integridad de la masa forestal en Extremadura se encuentra ubicado en la localidad cacereña de Alcuéscar, donde uno de sus efectivos, Cipriano De Juan, que conduce unos de los camiones de extinción de los que dispone explica que su misión es "llegar lo antes posible" y con "seguridad" al lugar donde se haya registrado el fuego y una vez en el mismo comenzar a sofocar las llamas "por el sitio donde haya menor riesgo".

Este reten considera vital "el compañerismo" en esta profesión, ya que "uno sólo" no puede actuar ante un incendio forestal, dado que "hay que ir siempre unido" y "evitar que nadie se quede atrás" para sortear las situaciones de peligro.

Otro de sus compañeros, Pedro Antonio Sánchez, ha subrayado que para desempeñar un buen trabajo como retén es imprescindible "aprender el comportamiento del fuego" y conocer "el manejo de las herramientas" para combatirlo. "De quien más se aprende es de los compañeros más veteranos", ha comentado.

En la misma línea, uno de los operarios más jóvenes de este grupo de extinción de incendios, Alejandro Puentes ha indicado que para ser buen retén, hay que "actuar rápidamente y con cabeza, confiar en los compañeros, sobre todo, y no ir a lo loco".

En cuanto a las salidas que han tenido que efectuar hasta el momento, el retén Miguel Ángel Acedo ha explicado que han actuado en "incendios pequeños" donde se han quemado pequeñas superficies de "pastos y rastrojos".