4 de agosto de 2020
11 de septiembre de 2009

Méndez insiste en que "un objetivo fundamental" del diálogo social es "reducir la temporalidad"

VILLAFRANCA DE LOS BARROS(BADAJOZ), 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, reiteró que el diálogo social es "una herramienta fundamental" que hay que "recuperar", para mejorar el mercado de trabajo y el sistema productivo del país, e indicó que para el sindicato que dirige "un objetivo fundamental" en las conversaciones que se reinicien con la CEOE es "reducir la temporalidad".

Así lo declaró a los medios, antes de clausurar hoy la Escuela de Verano de UGT Extremadura en la localidad pacense de Villafranca de los Barros.

Para recuperar el diálogo social con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales "se tiene que pasar, en primer término, por recuperar el diálogo en el ámbito de los convenios colectivos", condicionó Méndez, ya que existen "en torno a 1.500 convenio" fechados en 2009 "que están bloqueados y pendientes de firmarse", precisó.

"Esta situación afecta a entre tres millones y medio y cuatro de trabajadores y por tanto hay que resolverlo, y queremos hablar de negociación colectiva en en los próximos cinco años", observó, antes de indicar que están dispuestos "a negociar en profundidad para preservar el empleo y mejorar la productividad de las empresas".

REFORMA EMPRESARIAL

Para ello, hay que "preservar evidentemente los salarios" y " reducir la temporalidad" de los contratos, que "afecta fundamentalmente a los jovenes", explicó. "Los jóvenes están padeciendo de una manera tremenda la crisis económica, en términos de desempleo y precariedad", lamentó, antes de precisar que este grupo "duplica e incluso triplica" en algunos sectores la temporalidad en el mercado de trabajo.

Asimismo, reiteró que tanto en los convenios colectivos como en la negociación con la patronal "un objetivo fundamental es reducir la temporalidad" y que "los jóvenes tengan un empleo digno y adecuadamente retribuido", para que "no sean pasto de contratos abusivos".

En ese sentido, consideró "muy importante" el diálogo social, que a su juicio "tiene que servir para abordar esos cambios en las empresas", que pasan por "una reforma empresarial" que propicie a su vez "cambios en la organización del trabajo" y "aprovechen mejor la cualificación de los jóvenes, con el fin de "mejorar el empleo y la productividad de las empresas".