25 de octubre de 2020
18 de septiembre de 2020

El Museo Casa Pedrilla de Cáceres recuerda al pintor José Bermudo Mateos en el centenerio de su muerte

El Museo Casa Pedrilla de Cáceres recuerda al pintor José Bermudo Mateos en el centenerio de su muerte
Obra de José Bermudo Mateos que se puede ver en el Museo Casa Pedrilla de Cáceres - DIPUTACIÓN DE CÁCERES

CÁCERES, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Historia y Cultura Casa Pedrilla de Cáceres rinde homenaje este mes de septiembre al pintor José Bermudo Mateos (1853-1920), al cumplirse el centernario de su muerte. El artista extremeño cuenta con una sala dedicada a su obra en este museo de la Diputación de Cáceres que celebra la efemérides haciéndolo protagonista de su sección 'La mirada del mes', y recuperando una obra inédita perteneciente a sus fondos.

Se trata de un retrato inacabado de un anciano -que pudiera ser el mismo pintor-, perteneciente a su etapa de madurez artística y que refleja la gran maestría que el pintor alcanzó con los pinceles. La imagen representa a un anciano barbado con un exquisito tratamiento de sus rasgos faciales y una magistral captación psicológica del personaje.

SOBRE EL ARTISTA

José Bermudo Mateos nació en Huertas de Ánimas (Trujillo, Cáceres) pero pronto se trasladó a Madrid para comenzar sus estudios artísticos. Con la venta de algunas de sus obras, logra costearse un primer viaje a Paris y a Italia donde conoce de primera mano la vanguardia artística del momento.

Llegó a participar hasta en diez ocasiones en Exposiciones Nacionales de Pintura y premiado con distintos galardones entre los que destaca el reconocimiento que recibió en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1899 cuando fue condecorado con la Cruz de Caballero de Isabel la Católica por la obra 'Vaya un par'.

Fue nombrado Restaurador del Museo Nacional de Pintura y Escultura, hoy Museo del Prado, aunque no llegó a ocupar el cargo al decidir viajar por Europa (Francia, Inglaterra e Italia). También se trasladó en varias ocasiones a América y residió durante cortas temporadas en Argentina. Se presentó a exposiciones de Chicago, Nueva York o Los Ángeles. Se tiene constancia de que antes de estallar la I Guerra Mundial obtuvo un gran éxito en Brasil.

Murió en Madrid el 18 de septiembre de 1920. Pintor academicista, esencialmente romántico y costumbrista, como buen alumno de la Escuela Superior de Pintura de Madrid, su obra muestra un respetable lenguaje figurativo dentro del imperante realismo decimonónico del momento.

Al igual que otros pintores que realizan esta actividad a finales del XIX y comienzos del XX, su producción artística se encuentra delimitada en la transición del academicismo a la modernidad, informa la diputación cacereña en nota de prensa.

Para leer más