7 de agosto de 2020
25 de junio de 2009

Navarro recomienda a los usuarios comparar hasta septiembre las tarifas de comercializadoras eléctricas antes de elegir

Trabajadores de atención al consumidor participan en Mérida en unas jornadas sobre la liberalización del sector eléctrico

MÉRIDA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente, José Luis Navarro, recomendó hoy a los usuarios "esperar" y "no hacer nada" hasta el mes de septiembre aproximadamente, antes de elegir la comercializadora eléctrica suministradora, a fin de poder comparar las tarifas que cada una de las compañías oferten a partir de ahora.

Así, destacó que "se va a producir" un cambio "automático" a partir del día 1 de julio, es decir, los usuarios "van a pasar de recibir las facturas de su distribuidor, a recibirlas de una empresa comercializadora", la cual facturará al consumidor la cantidad que el Gobierno central "establezca en los próximos días como Tarifa de Último Recurso".

Navarro precisó en declaraciones a los medios que hay que "esperar unos meses" para que de tiempo a las comercializadoras de poner en marcha "campañas para ofrecer descuentos" sobre dicha tarifa y después comparar. Por tanto, indicó que "no hay ninguna prisa" y que la recomendación de su consejería es "no precipitarse".

TARIFA DE ÚLTIMO RECURSO

El consejero explicó que para que el primero de julio los usuarios "no noten ningún problema en el suministro" y "se siga produciendo sin interrupción", se ha creado la Tarifa de Último Recurso para aquellos que a tal fecha "no hayan contratado el suministro con un comercializador".

Por tanto, indicó que las opciones que tiene el consumidor "son dos". Por un lado, puede elegir un comercializador y "pactar libremente el precio con él" y, por otro, "si no quiere elegir" por el momento, se le empezará a facturar esta Tarifa de Último Recurso.

El importe de esta tarifa, añadió, se conocerá en los próximos días, "siempre antes del 1 de julio", ya que depende de una "subasta", la cual se lleva a cabo durante el día de hoy, en la que las centrales que generadoras de electricidad ofertarán el precio al que van a vender la energía, y "en función de ese precio se fijará la Tarifa de Último Recurso".

Asimismo, aclaró que para los usuarios que tengan menos de diez kilovatios de potencia contratada, la tarifa "no va a desaparecer nunca", es decir, que "es un recurso que garantiza" que "no se le va a interrumpir el suministro de energía eléctrica" a ningún ciudadano aunque no tenga contratada una comercializadora para ello.

Por el contrario, Navarro señaló que en el caso de las pequeñas industrias o casas con una potencia contratada superior a los diez kilovatios, la Tarifa de Último Recurso "se les va a acabar de aquí a unos meses", por lo que "tienen que estar muy pendientes" para contratar "necesariamente" el suministro con una comercializadora después de comparar "por ejemplo hasta septiembre".

COMERCIALIZADORAS

En cuanto a las empresas comercializadoras, el consejero indicó que esta tarifa la aplicarán "las cinco" entidades que hay en España para este fin y que "corresponden a los cinco grandes grupos eléctricos".

Al respecto, añadió que "hay dos grandes categorías de comercializadoras", por un lado "las normales", las cuales "pueden hacerle una oferta a cualquier usuario de electricidad"; y por otro, "las comercializadoras de último recurso, que son cinco" en el país. José Luis Navarro aclaró que en el caso de Extremadura se trata de la comercializadora de último recurso de Iberdrola y la de Endesa.

Por otro lado, a preguntas de los periodistas sobre si se producirá un incremento en el precio de las facturas tras la aplicación de esta tarifa, el titular de Industria afirmó que "cabe la posibilidad" de que ocurra, aunque "nunca va a ser un incremento grande", es decir, "siempre por debajo del cinco por ciento".

Indicó que este dato es "una hipótesis" que se resolverá a partir del día 30, cuando las centrales fijen el precio de la tarifa.

BONO SOCIAL

Asimismo, el consejero también hizo referencia a la aplicación del Bono Social, que es una tarifa dirigida a familias de determinados sectores sociales con recursos reducidos a las que se les "congelará" el precio que están pagando en la actualidad por la electricidad y, "como mínimo durante dos años, no les va a subir la tarifa".

Según dijo, es una manera de "poner a salvo a los sectores sociales más desfavorecidos de las posibles evoluciones al alza del mercado energético" en el caso de que se produjeran.

En concreto, mencionó usuarios que tienen suministro eléctrico con potencia contratada "muy pequeña", de menos de tres kilovatios; pensionistas con pensión mínima, familias con todos sus miembros en paro y familias numerosas.

Al respecto, Navarro estimó que en Extremadura se podría hablar de una cifra de en torno a "100.000 hogares" que estarían en alguna de estas situaciones.

Además, destacó que el Bono Social es un recurso que los interesados tienen que solicitar para que se les aplique, ya que sólo se produce automáticamente a aquellos usuarios que tienen menos de tres kilovatios de potencia contratada, porque el dato ya está comprobado.

Añadió que el resto tiene que "acreditar" su situación mediante un modelo de impreso que ya está publicado en el BOE con la documentación que tienen que aportar y presentar en la propia empresa eléctrica suministradora.

JORNADA

Cabe destacar que José Luis Navarro hizo estas declaraciones a los medios momentos antes de la inauguración de una jornada sobre la liberalización del sector eléctrico dirigida a los profesionales que trabajan en los servicios de información al consumidor, así como al público interesado "por las novedades que se presentan en el sistema eléctrico".

Así, señaló que la jornada denominada 'Tarifa de Último Recurso y Bono Social' está organizada por la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente, en colaboración con las empresas Iberdrola y Sevillana-Endesa.