28 de febrero de 2021
27 de mayo de 2014

Las obras de peatonalización de la calle San Pedro de Alcántara en Cáceres comenzarán después del verano

Las obras de peatonalización de la calle San Pedro de Alcántara en Cáceres comenzarán después del verano
EUROPA PRESS

También se rehabilitará el mercado de abastos de Ronda del Carmen con un diseño que conjugue ocio y compras

CÁCERES, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Las obras de peatonalización de la calle San Pedro de Alcántara de Cáceres comenzarán después del verano una vez salga a licitación "de forma inmediata" el proyecto de construcción que va a financiar la Administración regional con una inversión total de 676.000 euros dentro del Plan Estratégico del Comercio Local de Cáceres, que incluye también la modernización del mercado de abastos de Ronda del Carmen, donde se invertirán 1.043.000 euros.

El proyecto ha sido presentado esta tarde por la vicepresidenta del Gobierno de Extremadura, Cristina Teniente, frente a esta céntrica vía en el Paseo de Cánovas donde ha explicado que la subvención total de 1,79 millones de euros ha sido aprobada este martes en el Consejo de Gobierno regional para contribuir a "mejorar la competitividad de los negocios", "crear y mantener el empleo en el sector" y "revitalizar el comercio tradicional".

Teniente ha avanzado que también se actuará en el mercado de abastos de Ronda del Carmen donde se pretende crear un nuevo concepto de establecimiento, similar al que existe en otras ciudades como el mercado de San Miguel en Madrid, donde se conjugue el tiempo de compra y el ocio, pero este proyecto, que está en fase de redacción, se presentará con todos sus detalles más adelante.

La vicepresidenta ha estado acompañada por el director general de Comercio, Miguel Córdoba; algunos concejales cacereños, empresarios de la zona y la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, quien ha explicado que el proyecto "va a cambiar la fisionomía de la zona" porque dará lugar a "un espacio más cómodo para comprar y disfrutar".

Así, las obras afectarán a los 200 metros de longitud y los 18 metros de ancho de esta vía que quedará totalmente cerrada al tráfico rodado, excepto para los residentes que tengan que usar sus garajes y para los vehículos de emergencia. Se creará un espacio central de cuatro metros de ancho y dos aceras laterales de unos cinco metros y medio, todo al mismo nivel cuyo pavimento irá en granito negro, en la zona del centro, y granito gris con una banda de mármol blanco en los acerados.

También se aprovechará para cambiar toda la red de abastecimiento y saneamiento de agua y se renovará la iluminación con 10 grandes farolas con dos brazos cada una a dos alturas, una a cuatro metros y otra a siete metros del suelo. En cuanto a la jardinería, los árboles actuales se retirarán y se colocarán en otro lugar de la ciudad; en su lugar se plantarán alineados 18 ejemplares de perales chinos con flores y 10 ejemplares de laureles.

Para el mobiliario urbano se ha optado por colocar dos amplias zonas de descanso al principio y al final de la calle con dos bancos graníticos de tres metros unidos por una pieza intermedia para crear una zona amplia de relax, que permita a los peatones una parada intermedia entre la propia calle y el cercano Paseo de Cánovas.

MODIFICACIONES EN EL TRÁFICO

La peatonalización de la calle San Pedro de Alcántara conllevará modificaciones en el tráfico no solo de la propia vía, donde se suprimirán unos 50 aparcamientos, sino de las dos calles que confluyen en ella, la de obispo Ciriaco Benavente y Santa Joaquina de Vedruna, así como las que dan acceso a estas dos calles.

De esta forma, la calle Santa Joaquina de Vedruna cambiará el sentido de circulación y se accederá a ella por la calle Motril, que será de bajada desde la calle Gómez Becerra. Mientras, la calle Clemente Sánchez Ramos será de bajada para dar salida hacia la avenida de España a los vehículos que circulen por obispo Ciriaco Benavente.

Esto supondrá que los dos últimos tramos de las calles que confluyen en San Pedro de Alcántara también quedarán libres de coches puesto que no se podrá circular por ellos al no tener salida para vehículos y solo se permitirá el acceso a garajes particulares. En esos dos tramos se habilitará una zona de carga y descarga para los negocios y también se suprimirán los aparcamientos.

Aprovechando esta nueva señalización y ordenación del tráfico se actuará también en el final de la calle Gómez Becerra, en la confluencia con la gasolinera de Mirat donde se colocarán unas isletas en la calzada para encauzar el tráfico desde las distintas direcciones hacia la salida para Gil Cordero.

En total se actuará en 2.700 metros cuadrados desde la confluencia de la calle San Pedro de Alcántara con la avenida de España hasta su desembocadura en la avenida Virgen de Guadalupe, frente a la calle Viena, y en las calles aledañas. "Una actuación ambiciosa e importante", ha dicho la alcaldesa que ha resaltado el "impulso" que "esta obra tan esperada por los comerciantes y los vecinos" supondrá para la ciudad porque "hará del centro de Cáceres un lugar más habitable para los peatones".

Ahora, el siguiente paso es redactar los pliegos administrativos para sacar a licitación la obra, algo que se hará "de forma inmediata", ha subrayado la regidora, y después se convocará el concurso de presentación de ofertas de las empresas que quieran realizar a la obra que tendrá un presupuesto de 650.000 euros y un periodo de ejecución de entre seis y ocho meses una vez comience el replanteo.

Cabe recordar que este proyecto, que han diseñado los arquitectos municipales, ha sido muy demandado por los comerciantes y empresarios de la zona y había estado ligado a la implantación de El Corte Inglés, que estaba previsto construir al final de la calle, en la parcela de Las Carmelitas, pero finalmente se va a acometer de forma independiente al igual que la construcción del aparcamiento subterráneo de la calle Primo de Rivera, a escasos metros del lugar y cuyas obras podrían confluir en el tiempo.