15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 3 de marzo de 2009

    La Orden investiga para la erradicación de malas hierbas en los campos de arroz, en particular el "arroz salvaje"

    MÉRIDA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El Centro de Investigación Finca La Orden-Valdesequera informó hoy de que trabaja desde hace un año en una línea de investigación pionera en Extremadura, cuyo objetivo fundamental es el control de las malas hierbas en los campos de arroz, entre las cuales la más dañina es la conocida como "arroz salvaje".

    En este cultivo, como en la mayoría, el control de las malas hierbas es fundamental ya que compiten por el espacio, la luz y los nutrientes, explica La Orden en un comunicado de prensa remitido a Europa Pres.

    Estas malas hierbas no solo disminuyen la cosecha y la calidad del grano, sino que incrementan los costes de producción, recolección, secado y procesamiento industrial. Además hospedan y son focos de infección de numerosas plagas y enfermedades.

    Extremadura es la primera productora de arroz en España, siendo la zona de cultivo de las Vegas Altas la que concentra la mayor parte de la superficie arrocera de la región, en concreto el 80%. De ahí la importancia de esta nueva línea de trabajo.

    Las especies más dañinas emergen de la superficie del agua, destacando Echinochloa sp. (colas), Scirpus maritimus (castañuela), Cyperus difformis (junquillo) y diversas especies de hoja ancha como Alisma-plantago aquatica.

    GRAVES DAÑOS

    Sin embargo, es la conocida como arroz salvaje la que más problemas genera en el cultivo, ya que pertenece a la misma especie que el arroz cultivado. Se trata de una degeneración del mismo que ha recuperado parte de los caracteres salvajes, por lo tanto su control selectivo en los arrozales es casi imposible y su erradicación muy difícil debido a la similitud entre ambos. El arroz salvaje causa graves daños económicos al deteriorar la calidad del arroz comercial, disminuir rendimientos y dificultar las tareas de cosecha.

    María Dolores Osuna, investigadora de La Orden-Valdesequera, dirige esta nueva línea de trabajo que pretende identificar las comunidades de malas hierbas encontradas en las distintas zonas arroceras de Extremadura, así como detectar casos de poblaciones resistentes a los herbicidas.

    Además, en el caso del Arroz Salvaje se realizarán estudios para intentar erradicarlo a través de la detección de los focos iniciales y la caracterización de las vías de introducción y dispersión. Los resultados que se obtengan serán claves para la planificación de sistemas de manejo integrado de control de malas hierbas, que combina métodos preventivos, culturales y químicos.

    Para ello, el centro cuenta con la colaboración del Servicio de Sanidad Vegetal de la Junta de Extremadura y del Grupo Nacional de Arroz, que han aportado muestras de semillas de Arroz Salvaje de las principales zonas arroceras de Extremadura y España, respectivamente. En el futuro, La Orden planea hacer estudios de este tipo en malas hierbas que afecten a otros cultivos importantes en la región, como es el caso del tomate.