16 de junio de 2019
  • Sábado, 15 de Junio
  • Viernes, 14 de Junio
  • 2 de diciembre de 2008

    La Policía Nacional detiene en Extremadura a 48 personas y se incauta de 56.633 dosis entre septiembre y noviembre

    MÉRIDA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Las operaciones del Cuerpo Nacional de Policía para desmantelar puntos de venta de estupefacientes en Extremadura entre los meses de septiembre y noviembre de 2008 se han saldado con un total de 48 detenidos y con la incautación de 56.633 dosis de este tipo de sustancias.

    Dichas operaciones, un total de 24 en el período antes citado, se han llevado a cabo en las ciudades extremeñas en las que están implantadas las Comisarías del Cuerpo Nacional de Policía. En concreto, 17 operaciones tuvieron lugar en la provincia de Badajoz y las siete restantes, en la de Cáceres, según confirmó hoy la Delegación de Gobierno en Extremadura a través de un comunicado de prensa.

    Por ciudades, el mayor número de intervenciones policiales, siete en total, se desarrollaron en la capital pacense. Por barriadas, cuatro se desarrollaron en el Casco Antiguo, tres en un mismo día en la Plaza Alta; una en Los Colorines, una en Cerro de Reyes y otra en San Fernando.

    En Mérida se pusieron en marcha seis operaciones, cuatro de éstas en el Peri, una en la barriada de San Juan y otra en la de Arroyo de San Serván. En Cáceres se intervinieron cinco puntos de ventas de drogas; mientras que en la ciudad de Plasencia se intervinieron dos, ambos en la barriada de San Lázaro; en la localidad de Don Benito, uno; en Villanueva de la Serena, otro; y en Almendralejo, dos más.

    En cuanto a los resultados obtenidos, se detuvieron 48 personas, y se intervinieron seis armas de fuego, algunas de ellas en perfecto estado y en condiciones de su uso inmediato, otras eran transformaciones de armas detonadoras susceptibles de ser usadas como armas de fuego.

    De igual modo, fueron intervenidas 14 armas blancas (machetes, catanas, cuchillos, navajas); además de 51.340 euros en metálico; 56.633 dosis de sustancias estupefacientes, desglosadas en 42.212 de marihuana, 14.029 de heroína y cocaína y 392 de hachís.

    También, derivado de los registros efectuados se intervinieron numerosos efectos, como joyas, varias televisiones de plasma, ordenadores, además de numerosos útiles para la elaboración y distribución de las sustancias estupefacientes.

    MEDIDAS DE SEGURIDAD

    La Delegación del Gobierno reseñó igualmente que las intervenciones fueron llevadas a término después de un elaborado informe sobre las actividades delictivas desarrolladas. Estas investigaciones fueron de una "dificultad enorme" debido fundamentalmente a las medidas de seguridad y de control que los delincuentes toman para desarrollar la venta en puntos concretos de las localidades donde han sido descubiertos y detenidos.

    En la inmensa mayoría se utilizan los métodos ya conocidos, como vigilantes en las proximidades de las viviendas "aguadores"; y puertas de acceso fuertemente reforzadas, en la mayoría de los casos dispuestas de forma consecutiva, con el único fin de retrasar la labor policial y la entrada por sorpresa en el inmueble, que es usado a la vez de punto de venta y de consumo de las sustancias adquiridas.

    Otros métodos son complejos sistemas de video vigilancia a través de circuitos cerrados de televisión; en los que desde el interior se pueden visualizar, un plano de la puerta de entrada, de la calle en cuestión o de los alrededores de la vivienda.

    Además, el entorno en el que suelen estar ubicadas las viviendas; calles o barriadas en las que los vehículos policiales resultan conocidos por sus moradores, suponen un plus de dificultad a las labores de vigilancia y persecución de los delitos.

    Los registros se efectuaron por personal especializado dedicado a la lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes, siendo acompañados, en muchas de sus actuaciones, por personal de otras brigadas policiales, como UPR, para seguridad en el exterior e interior de las viviendas registradas, y Unidad de Guías Caninos, para la búsqueda y localización de drogas y en ocasiones el apoyo de otras unidades.