3 de agosto de 2020
11 de septiembre de 2009

El PP extremeño asegura que la subida "demuestra" que es el "peor momento" para subir los impuestos en la región

Destaca que la inflación negativa "irá pasando a positiva sin que mejoren la confianza del consumidor ni las ventas"

MÉRIDA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP de Extremadura, Luis Alfonso Hernández Carrón, afirmó hoy que la subida en tres décimas del IPC "demuestra que es el peor momento para subir los impuestos" en Extremadura y aseguró esto "disminuirá sustancialmente el poder adquisitivo de las familias" en la región.

Carrón señaló en una nota de prensa que la "moderación" de la caída de los precios "se debe a la evolución del precio del petróleo y no a la recuperación del consumo", por lo que consideró "inexplicable que el Gobierno pretenda solucionar los graves problemas económicos" del país con una subida de impuestos.

Además, el portavoz 'popular' indicó que este incremento en la recaudación "tendrá como protagonistas los impuestos sobre el consumo y en especial sobre los carburantes", lo cual, según dijo, "desalentará las compras, agravará los efectos negativos que sobre la economía española tendrá la subida del petróleo y disminuirá sustancialmente el poder adquisitivo de las familias extremeñas, que se encontrarán con menos dinero en sus bolsillos".

Asimismo, Hernández Carrón afirmó que "tal y como reconoce el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios "caen menos" porque los españoles pagan "más" a los países productores de petróleo y "no porque los consumidores" se hayan "animado a entrar en los comercios y a aumentar las compras minoristas, sino todo lo contrario".

INFLACIÓN NEGATIVA

Por otro lado, el portavoz del PP de Extremadura consideró "evidente" que la economía española "todavía mantiene una senda descendente en actividad y empleo" y señaló que la evolución de los precios con inflación negativa en los últimos seis meses "es otro indicador más del mal momento que vive la economía española".

Al respecto, apuntó que esta inflación negativa "irá pasando a ligeramente positiva en los próximos meses, sin que ello suponga que la confianza del consumidor y las ventas vayan a mejorar de forma apreciable".